29/8/12

Para Agus

Hace 9 años, un día como hoy, me levanté tranquila, no estaba trabajando, porque mi doctor quería que me quedara en casa, sin hacer muchos esfuerzos, sin correr con los horarios, para esperarte en paz. Al mediodía comimos ñoquis con el papi (¿será por eso que te gustan tanto?). Después pasó por casa Noe, mi amiga que me dio gimnasia pre parto, le conté que tenía algunos dolores, pero me dijo que me quedara tranquila, que seguramente todavía faltaban unos días.
A la tarde estuvimos filmando la panza, te movías tanto adentro, que la panza se deformaba como si tuviera un alienígena adentro!!!
Teníamos turno con el médico a última hora de la tarde. Cuando me revisó se dio cuenta que ya faltaba poquito. Con el papi nos miramos sorprendidos: Ya ibas a nacer!!!. Estábamos felices, ya teníamos tantas ganas de verte la carita y conocernos!
Fuimos hasta la casa a buscar nuestros bolsos y después fuimos al hospital, donde me internaron para esperar que llegara el momento. Mientras papá le avisó a la abuela Marta y el abuelo Nelson, para que vinieran al hospital cuando terminaran de cenar. Cuando ellos llegaron yo ya estaba en la sala de partos, te apuraste un poquito al final!!!
En un ratito corto ya habías nacido, te podíamos ver, abrazar y besar, y Fabián, tu pediatra desde ese día en adelante, nos decía que eras un bebé perfecto, sano y hermoso. (Bueno, eso no hacía falta que lo dijera, nos dábamos cuenta solos).
Le avisamos por teléfono a los abuelos Tere y Antonio, y al tío Fabio, ellos fueron los primeros en brindar por vos, con sus amigos.
Nos llenaste de felicidad a todos ese día, y los nueve años siguientes.
Te amamos desde ese primer momento, esperamos que así como fuiste un bebé amado y feliz, podamos seguir dándote todo de nosotros para que tengas una hermosa niñez, y llegues a ser el hombre de bien que soñamos.
¡Feliz cumpleaños, Agustín, te AMAMOS!!!!

Mamá, papá y Agus, en su primer día de vida.

24/8/12

Mientras tanto...

...mientras toda la situación de nervios, broncas y frustraciones que les conté en el post anterior, la vida continúa. Hay que seguir trabajando, estudiando y viviendo. Uno quisiera poder disfrutar todas las actividades de la vida cotidiana enfocándose justo en eso, sin estar perdiendo el tiempo con trámites burocráticos, pero tampoco se puede hacer mucho contra el sistema, así que no vale la pena preocuparse de más (fácil decirlo, difícil cumplirlo).
Lo cierto es que mientras tanto, pasaron varias cosas más.
Los chicos se enfermaron, los dos, las típicas respiratorias de fin de invierno. Algunos días de tos, fiebres, y muchos remedios, y mejoraron. Cuando estaban terminando con el ciclo de antibióticos, Salvi hizo una reacción alérgica. Nunca nos había pasado, así que fue un susto. De un momento para otro se le comenzaron a hinchar los labios, y le aparecieron manchas rojas en el cuello. Este tema de los labios me preocupó bastante, pensando hasta dónde esta inflamación podía llegar y complicar la vía respiratoria, así que salimos rapidito hacia la guardia del hospital. No es nada agradable terminar así un domingo, a las 11 de la noche, mala forma de arrancar la semana, no? Pero reaccionó bien al antialérgico que le dieron en la guardia, y volvimos a casa en un rato. No nos quedó claro si la reacción fue al antibiótico, que ya ha tomado otras veces, y que ya estaba terminando, o a alguna otra cosa, o a una combinación de varias.
A fin de la semana pasada, lo llevé a un control neurológico. Necesitaba que este médico me llenara una planilla que me piden en la obra social, donde se detalla la medicación que toma. Me hace mucha gracia cómo este profesional, que cuando le hablamos de ABR nos pronosticó que no iba a servir de nada, ahora cuándo lo revisa, se hace el experto que ya sabe bien de qué se trata y cómo trabaja el método. Le encantó verle la espalda, los hombros, el uso de las manos, y su conexión. Le preocupa la cadera y las piernas, pero me preguntó que opinan en ABR de las cirugías, y se lo expliqué y le pareció bien. Me pidió de todos modos unas radiografías de control, sin apuro, y me dijo que después me iba a poner en contacto con algún traumatólogo "de mente abierta, que acepte estos métodos, para que le haga un seguimiento sin que proponga cirugía". ¡Mente abierta, ja, ja! ¡Quién lo ha visto y quién lo ve!!! Le digo que me parece correcto, yo puedo hacerle llegar al traumatólogo toda la información que necesite, le digo. No hace falta, dice él, esto está en internet, yo lo busqué y lo encontré. (Ja, ja, ja, otra vez me río por dentro). También me dice que habría que hacerle una resonancia, porque la única que le hicimos fue cuando Salvi tenía un año. No me hace mucha gracia, pero tampoco le tengo el miedo que le tuve esa vez. Ya no hay diagnóstico que me venga a asustar a esta altura. Ya sabemos quién es mi hijo, y lo que es capaz de lograr, los diagnósticos son para la estadística médica, no para los padres. Una estadística que, por otro lado, estos niñitos se han encargado de destrozar con mucha alegría.
Hace un par de días, volvió a hacer una reacción, una cantidad de granitos chiquitos en el torso, sin manchas y sin hinchazón, pero esta vez con mucha picazón, estaba muy molesto. Ahora no está tomando el antibiótico, así que estamos pensando en qué será lo que no le hace bien: comidas, jabones, jabón de lavar la ropa... Algo para estudiar.
Y con tantas cosas, una satisfacción: Salvi pasó en estos últimos seis meses por un par de cuadros de fiebre, la caída de los dientes superiores, estas reacciones alérgicas, y ninguna convulsión. Algo que me da mucha, pero mucha alegría, saben bien qué mal que me llevo con este temita.
Para uno de los últimos logros quisiera tener una foto para ilustrarla, pero me sorprendí tanto que no atiné a buscar la cámara a tiempo. Y sin foto, no vale la pena que les cuente.
Van a tener que aprender a  tener paciencia; yo, esa lección todavía la estoy practicando.

15/8/12

Harta

  • Harta de que desde hace un mes estoy esperando a mi obra social que me entregue los fondos para pagar el próximo entrenamiento de ABR para Salvador. Harta de que no les importe que tengo plazos para cumplir, ante los cuales yo pongo la cara. De que no les interese que encabece mi pedido con un "trámite urgente" y sin embargo el expediente duerma 15 días en una oficina que no tiene ni idea de qué es lo que tiene que hacer con eso. De que no signifique nada haber celebrado un acuerdo judicial por el cual ellos se comprometen a hacerse cargo de la cobertura de este tratamiento. De que no les importe que la jueza que intervino en su momento en la resolución del conflicto que teníamos con la obra social, los haya emplazado a cumplir con el compromiso asumido, hace ya 10 días, y sin embargo ni siquiera les respondan informando lo que sea que estén haciendo.
  • Harta de que, a pesar de lo anterior, como tantas otras veces, pedimos a Dios y María Santísima, estamos endeudados con la familia, como siempre, para cumplir en término y no quedar fuera del entrenamiento. Sin embargo, aún no podemos realizar el pago. Harta de marcar 0-800, ingrese los dieciséis números de su tarjeta, ingrese su D.N.I., ingrese su fecha de nacimiento, ingrese su ......???? nivel de azúcar en sangre??????, si usted desea solicitar un adicional, marque uno, si quiere denunciar..... Y a pesar de los minutos de espera en línea, nadie de una explicación certera de por qué algo como un pago a un centro de rehabilitación del exterior, con el dinero a la vista, se ha transformado en una operación más difícil que aterrizar un cohete en Marte. Harta de qué nadie dé la cara, que no haya una persona de carne y hueso con quién hablar, ni en el banco, ni en la tarjeta.
  • Harta de disculparme en cuatrocientos mails, que las disposiciones del gobierno, que el horario, que el feriado, que las comunicaciones, que el subdesarrollo...me siento una cucaracha. ¿En qué momento se me ocurrió creerme que este retrógrado rincón del mundo nos merecemos soñar con hacer rehabilitación de avanzada? ¿Hasta cuándo lograremos con tanto esfuerzo, seguir haciéndolo? ¿Faltará mucho para el día en que esto no se pueda sostener más, y nos quedemos sin entrenamientos en Argentina?
  • Harta de vivir estos días con tal estado de nervios, cuando bien debería estar pensando en llenar los informes que debo entregar sobre las horas de terapia aplicadas, filmar el video de evolución, o simplemente sumar horas de trabajo.
  • Harta, estoy harta.

8/8/12

Carta abierta

Cada vez que hago el intento de entender algo de política, me acuerdo de Mafalda, la de Quino, diciendo sobre entender la vida, que es como llegar al cine a la mitad de la película. Nunca alcanzarás a captar lo que no viste. Por eso me limito a tratar de evaluar lo actual, lo que vivo, lo que vivencian los que me rodean, y ver si esto es justo, inteligente, sano.
Hace unos días algunas mamás que conozco reaccionaban con justa indignación frente a algunas medidas que aplica el gobierno de mi país respecto a productos importados, tales como sillas de ruedas, medicamentos, o insumos médicos diversos. Realmente es bastante difícil de entender el porqué de tales medidas, la falta de razonabilidad, la imposibilidad de diálogo para explicar situaciones graves, la inflexibilidad.
El caso puntual que disparó la reacción fue la retención de una silla de ruedas para un niño de la edad de Salvador. Una silla importada (porque no hay similar de fabricación nacional), ya llegada al país y retenida en un mar inentendible de trámites, imposibilitada de llegar a su destinatario.
A partir de la iniciativa de otra inquieta madre, se sumaron los reclamos: sondas, medicamentos, gasas. Elementos específicos, que, repito, en mi país NO se fabrican, y que ahora, por las trabas a la importación no se pueden conseguir. Esta mamá escribió una carta abierta explicando la situación y los demás nos encargamos de difundirla (¿qué más podríamos hacer??).
Redes sociales mediante, de a poquito la carta se hizo un lugarcito en los medios de comunicación. Primero fue una pregunta de una radio del interior, y una nota en un diario de Santa Fé. También se sumó alguien del Poder Legislativo de la Provincia de Santa Fé.
Y ahora, se logró una nota en un canal de alcance nacional.
A todos los que puedan verlo, y que puedan difundirlo, por favor HÁGANLO!!! La nota saldrá en Canal 13, en el noticiero de las 7 de la mañana, de mañana 9 de agosto 2012.
Y al que le corresponda hacer algo, QUE LO HAGA.
Haciendo click aquí, la cobertura del Diario El Litoral.

3/8/12

La casa de los monstruitos

Tengo un problema para subir fotos hoy, no sé por qué será, ya lo intenté varias veces.
 Si hubiera podido hacerlo les mostraría el monstruo que hizo Agus en la clase de inglés con sus compañeros, y que se lo dieron a él para traerlo a casa, por ser el que mejor se portó =)

Y les mostraría la nueva sonrisa "monstruito" de Salvi, al que se le cayó otro diente, es decir que le faltan los dos centrales de arriba, un tremendo ventanal.¡Muy asustante!!!