18/12/13

Salvavidas para necesidades especiales. Parte I

Este año, mucho más que otros, la necesidad de tener a Salvi seguro y cómodo en el agua de la pileta, se convirtió en un tema a pensar a fondo.
Siempre, con la llegada del verano, nos han regalado o hemos comprado distintos tipos de salvavidas. 

Pero cada vez está más grande, más pesado, largo y difícil de manejar. (Habrá que sumarle que yo también sigo creciendo, estoy más viejita ;)
Hasta el año pasado me he metido al mar con él en brazos, y nos hemos divertido mucho jugando con las olas, con el agua hasta la altura del pecho. No creo que ahora pudiera hacerlo.
Y hemos agregado la hidroterapia, ya no es sólo meterlo al agua para refrescarse y jugar, es necesario que esté cómodo para moverse sin perder seguridad.
Así que empezamos la investigación de lo que mejor nos ayude en esto.Y gracias al contacto con otras madres que están en lo mismo, hemos encontrado que existen algunas opciones muy interesantes.
Existen distintos modelos de cuellos:

 En la pileta a donde va Salvi a hidroterapia, tienen de estos, aunque el material tienen una textura gamuzada, muy agradable (de todos modos, él intenta sacárselo) Para nuestro caso, este es útil, aunque yo se lo pondría con el broche hacia atrás.


Otro modelo de cuello, de espuma o goma:

me gusta mucho ese, me parece aún más cómodo que el inflable (y fácil de copiar y hacer uno mismo)

Aunque si es por fácil de hacer, este parece aún más sencillo:

 Ya un salvavidas más completo, es este:
parece perfecto para chicos a los que les guste esta posición, mi enano prefiere por ahora estar más vertical.
Otro para posición horizontal es esta especie de colchoneta que se puede ver en el enlace.

Para aquellos con buen control cefálico, puede servir algo así:


Con lo cual llegamos a este modelito, que se ve muy "profesional", y otros similares

Se ve super seguro...pero no tan cómodo. Parece difícil conseguir todo junto.
Si nos inclinamos por la comodidad, podríamos pensar en algo como un "traje de baño" que ayude a flotar, fácil de poner y sacar, como este:
Este también parece algo fácil de hacer, aunque habría que solucionar el tema del control cefálico, quizá agregando al momento de usarlo alguno de los cuellos de las primeras imágenes.
Me inclino por todo lo que uno pueda llegar a adaptar o hacer de manera artesanal, obviamente por las dificultades para importar que actualmente tenemos en mi país, pero además, creo que cada uno conoce mejor que nadie las necesidades que tiene su hijo, puede tomar bien las medidas y hacer algo más personalizado, así apenas empiecen las vacaciones, estaré probando las opciones para poder escribir la Parte II de este informe, con nuestras propias creaciones.
(Continuará)