21/1/14

Salvavidas para necesidades especiales. Parte 2

La investigación con las otras madres sobre los salvavidas especiales continuó y aparecieron algunos modelos más.
Como este, de una empresa dedicada a todo tipo de salvavidas:

Este dato me lo pasó una de las mamás, que lo usa con su hija y le da excelente resultado. Creo que a nosotros no nos serviría, porque Salvador siempre está intentando meter la boca bajo el agua.

Y uno que está diseñando especialmente para estos casos y seguramente es efectivo en cuanto a la seguridad:
Float Parálisis Cerebral Square
No parece tan difícil de copiar, no?

Después de ver tantas opciones, en lo que pensé es que no existe el mejor salvavidas para un chico con parálisis o dificultades motrices, sino que hay que buscar el mejor para cada uno.
Una de las cosas a tener en cuenta, es la postura que cada chico tiene y su preferencia en el agua. Hay nenes que enseguida buscan de ponerse boca arriba, como "haciendo la plancha". Otros, como el mío, lo que quieren es estar en posición vertical, mirando hacia el agua, y con posibilidad de jugar con las manos.
Por eso, pensé que en lo que tenía que enfocarme era en mantenerle el cuello y la cabeza fuera del agua, y me dediqué de lleno a los cuellos.
El primer intento lo hice con una especie de media luna, rellena de telgopor.

Foto: cuello flotador, primer intento. Todavía no lo probamos, hoy no está para pileta
La parte más gruesa (en azul) va debajo de la pera, y cierra en la nuca con abrojo. Pero, no funcionó como esperaba. Quizá debería intentar rellenarlo más, o correr el abrojo para que ajuste más...¿alguna vez han intentado rellenar algo con pelotitas de telgopor?? Es una pesadilla de corriente estática, pelotitas volando y metiéndose por todos lados, pegándose a los dedos, los brazos, todo el cuerpo...yo no lo vuelvo a intentar!!!

Con lo cual puse todas mis fichas al otro modelo de cuello. De casualidad pasé frente a una casa de deportes donde tenían en vidriera una tabla como esta:


Y me dí cuenta que era ideal. De ahí hasta fabricar el cuellito, sólo fueron unos pocos y facilísimos pasos: tomar bien la medida del cuello de Salvador, trazar un círculo con esa medida y cortarlo:







Y...solo faltaba verlo en acción: en el estreno, feliz!!!

Y en hidroterapia:

hasta el profe se anima a soltarlo!!


y es cierto que le da más libertad de movimientos a ambos, al profesor y a él. Es más cómodo para los dos.


En estos días de vacaciones, nos han cambiado el horario de hidroterapia para las 15. Salvi a esa hora recién almuerza y tiene bastante sueño...pueden creer que casi se duerme adentro del agua???








Después de haber terminado el cuellito, publiqué las fotos del paso a paso, y varias amigos, padres y madres especiales, se animaron a hacer los suyos. Estoy feliz de esto, de que haya chicos y papás contentos disfrutando del agua, ahora que hace tanto calor. Y contenta de demostrar que las redes sociales y las amistades virtuales pueden servir para cosas muy importantes...se siente divertido jugar a ser furor en la web ;)

19/1/14

Escapada de fin de semana

Parece que el 2014 viene en formato "MINI": mini festejo de cumpleaños, mini-vacaciones...no importa. Lo importante es que lo vayamos disfrutando, tampoco somos partidarios de las grandiosidades ;)
Les dejo unas fotos de unos lindos días que pasamos aquí cerquita en el sur de Mendoza. Muchas aventuras para algunos, descanso y relax para otros. Todas son buenas formas de cargar las pilas.










16/1/14

Mini festejo de cumpleaños

Otros años los cumples de Salvador han sido un poco más grandes, con más invitados, más preparativos...
Esta vez no hubo muchos planes, no por nada en especial, simplemente dejamos que el día se presentara como viniera. Pasamos un día muy lindo, no hace falta planear demasiado, sólo rodearte de gente que te quiere. Celebramos un  hermoso año, lleno de logros, y comenzamos uno nuevo con muchas ilusiones.


1/1/14

Bienvenido 2014

A modo de despedida del 2013, junté algunas de las imágenes que más me gustaron de este año que terminó, para compartirlas en este lugar. 
Como la mayoría de los años, hubo un poco de todo, de lo bueno, de lo malo, el trabajo, la rutina, los logros, los lindos momentos, los otros...pero en general el balance es positivo. 
Un hito súper importante fue haber podido concretar el sueño de realizar los entrenamientos de rehabilitación en Mendoza. Algo que nos costó un poco en lo económico, bastante en lo comunicacional, y muy, muy poquito en la organización. Pero se hizo realidad, y más allá de la alegría que me da que a otras familias se les haga un poquito más accesible esta terapia, en lo personal creo que he desarrollado habilidades que no me conocía, lo cual me ha hecho sentir muy bien. Y un crédito personal extra es en lo amistoso, profundizando nuestra relación con los organizadores/coordinadores de Rosario al trabajar juntos; conociendo y haciéndonos amigos de las nuevas familias, y disfrutando del apoyo y la ayuda de muchos, muchos amigos haciéndonos el aguante



 Las imágenes de las ahora tan lejanas vacaciones de enero 2013, disfrutadas de punta a punta, especiales para cargar las pilas para todo el año.



Los buenos momentos que aparecen de repente en el medio de la rutina: un paseo, una salida, alguna celebración.



Agus y sus miles de actividades, los deportes, actividades extra, actos escolares, torneos, exámenes, festejos. Siempre generando actividad.



Este año hubo algunas ocasiones de tomar lindas fotos, tuvimos nieve en la ciudad, viajecitos dentro de la provincia, y hasta la viña que podemos ver en la esquina de casa estaba más fotogénica que nunca.



...y Salvi, siempre Salvi. Él, la figura central. Tuvo un lindo año, tranquilo, sin sobresaltos, haciéndose grande, demandando de nosotros reflexiones y decisiones, porque él no para en su evolución, y nos obliga como siempre a estar a su altura. Como muestra: la última foto, abajo a la derecha, es de ayer, 31 de diciembre, sentándose, solo. Listo para desafiar el año que comienza.
Y acá estamos todos, listos para el 2014, con los brazos abiertos, esperando dar lo mejor.
A todos los que nos acompañan de mil maneras distintas, un gracias enorme, y los mejores deseos para todos.