5/6/15

Fotopost

No hay caso, no tengo tiempo de escribir, hago mil cosas, tengo mucho para contar de todo, pero el tiempo para el blog se pospone una y otra vez.
Hago un resumen con fotos y un par de palabras para que no se junte tanto.

Tema 1: La escuela. Estoy feliz, más que feliz. Me encanta por todo: por las actividades, por las maestras, por todo el personal, por la buena onda, por la actitud y las ganas. Porque nos participan de todo, publican lo que hacen en clase y así puedo ir viendo lo qué pasa, lo que aprende, a qué juegan.






Porque en los tres meses de clase que llevamos ya hemos hecho 3 o 4 salidas, a una feria educativa, a un "campamento" de un día, con toda la familia, al teatro...





Pero además porque a él le gusta mucho la escuela, porque va contento, porque no sólo disfruta de la escuela, sino que fuera de ella está más sociable e interesado por lo que pasa a su alrededor.
Lo cual me lleva al
Tema 2: La comida
Dentro de los primeros días de clase Salvi volvió a casa con una madalena en su mochila, regalito de las seños. Y venía muy feliz con eso. Me extrañó un poco porque prácticamente no come nada que no pueda comerse con cuchara. Pero su interés y su alegría hicieron que probara de darle a comer la madalena de a miguitas, y para mi alegría y asombro se la comió en un ratito, sin ningún inconveniente.






Eso nos abrió una puerta enoooorme a las posibilidades de comidas, al incorporar texturas más "normales", sabores diferentes y salir de las rutinas de los purés, los procesados, postrecitos, etc. Aprovechando su gusto por lo dulce, ya hemos experimentado con pastel de limón, torta de cumpleaños, y están en carpeta varias delicias más. También las comidas saladas ya van sin tanto procesado, simplemente cortadas chiquitas. Es un avance grandísimo, que con lo que me gusta cocinar y que en casa se coma bien, me hace muy, muy feliz y estimula un montón mi creatividad y mis ganas.


Tema 3: la rehabilitación. Cuando tuvimos nuestro último entrenamiento REB, en marzo pasado, ya estaba visto que este año, por primera vez, no me iba a poder encargar personalmente de los ejercicios. Afortunadamente pudimos encontrar a una kinesióloga que se sintió muy interesada con aprender esta técnica que nos satisface plenamente, y con quien Salvi tiene muy buena relación desde que la conocimos en el centro a donde va a hidroterapia. Sus habilidades motoras, su seguridad y bienestar siguen su camino firme, que muestra sus frutos en imágenes como esta. Esta postura, que hasta hace poco tiempo era muy incómoda y molesta (seguramente hasta dolorosa) y que hoy Salvi busca por su propia voluntad y como puede verse disfruta.


Llena el alma saber que vas por el buen camino, en todos los sentidos.