29/7/14

Refrescando los menúes

Mi hijo está desganado con las comidas. Hacerlo comer se ha convertido en un trabajo duro. A no ser de que se trate de alguno de sus favoritos (un yogur o un postrecito), el resto de las comidas son una pelea, con manotazos, boca cerrada, enojos de su parte y de la mía...
Negociamos (aunque sé que no es bueno) sobornandolo con los dibujos favoritos en la tablet, bien enfrente suyo, para que coma lo que debe. Y aún así, no come todo lo que comía.
Seguramente es una molestia pasajera, quizá digestiva, quizá al tragar, como algún dolorcito propio de los resfríos de temporada.
El hecho es que, como siempre, me planteo que si además de la posible molestia, no haya un cansancio de los sabores de todos los días, o que tenga ganas de comer otra cosa que lo que a mí se me ocurrió darle hoy (por esto también es taaan importante la comunicación)
Hace unos días me acordé cuánto le gustan las remolachas, y aprovechando la temporada compré algunas. Hoy, en lugar de darsela fría (como ensalada), la rallé, la procesé con palta (otro de sus favoritos), sal, aceite de oliva y una cucharada grande de crema y la convertí en salsa para fideos:



¡Qué gusto me dió verle la cara al probar la primera cucharada!!! Feliz, feliz estaba mi enano. No hizo falta tablet, ni soborno alguno. Y se terminó todo el plato, como hace días que no hacía.
O se le pasó el supuesto malestar o le dí en la tecla con el cambio de sabores (sí, lo admito, hace mucho que no había variaciones en las comidas)
Un datito comercial, para las mamás que estén en la misma situación que yo, que sus hijos no pueden comer fideos muy grandes: los Knorr (cabello de ángel, municiones, ave maría) son del tamaño ideal y se hacen muy rápido. 

                                      

18/7/14

Vacaciones solidarias

Estamos a mediados de las vacaciones mías, y a poquito de finalizar las de los chicos y estoy muy conforme con lo que hemos hecho.
Hace algunos años, cuando Agustín era chico sentía una enorme presión de que en vacaciones había que hacer mucho con los chicos, llevarlos a espectáculos, programar diversiones, planear actividades importantes, salir mucho, comer distinto, etc., etc. La verdad es que la presión no venía de él, ni yo la sentía como una necesidad, pero es como una costumbre instalada en la mayoría de los grupos de madres con los que tengo contacto. Como no soy muy de hacer las cosas porque los demás acostumbren, muchas veces no me acoplaba a todas las actividades, ni me sentía con culpa, pero sí hay veces que he tenido que explicar por qué creo que no hay necesidad de crearse tantas obligaciones.
Por suerte, ahora que ya Agus está más grande, la presión del grupo ha disminuído. Y él está muy contento con el simple hecho de no tener que madrugar para ir a la escuela. Ha pasado la mayoría del tiempo en casa, alguna vez con algún amigo, o con la familia, aprovechando a jugar con su cachorra, aprendiendo a cocinar si tiene ganas, dándole alguna mano informática a su abuelo, etc. Sin obligación de grandes diversiones.
También nos hemos dado tiempo de ordenar mucho la casa, seleccionando juegos y juguetes que ya no usan, para donarlos.
Y eso me ha dado la oportunidad también a mí de colaborar con algunas actividades que me gustan mucho, y para las que en tiempo normal de trabajo no tengo tiempo.
Como participar en una nota sobre discapacidad, que siempre ayudan a generar conciencia en la sociedad:
Ver "Cuatro claves para entender a las madres de niños con discapacidad", en Diario Vox Pópuli, haciendo click sobre el enlace.
Y también ayudando en una campaña muy importante, para crear un banco de prótesis y ortesis para la provincia.
Foto: La Red Madres Discapacidad Mendoza te invita este 20 de julio a que seamos más amigos que nunca. Si tenés elementos de ortopedia o ayudas tecnicas  en desuso: valvas, zapatos ortopedicos , sillas de ruedas, bastones, andadores,  colchones antiescaras u ortopedicos, collarines, audífonos, etc. Te pedimos que los dones en cualquier estado. Con ellos comenzaremos a formar un banco de prótesis y ortesis, junto con la Dirección de Discapacidad de la Provincia. 
 Gracias al trabajo  de  R.B.C  Estrategia  de  Rehabilitación  Con Base en la Comunidad con Tecnología simplificada que funciona en el Hospital Lencinas ahora podemos  arreglarlos y prolongar su vida útil, para que otras personas que no pueden acceder a ellos, puedan avanzar en su recuperación, independencia  e integración.
Estaremos recolectando estos elementos el domingo 20 de julio desde las 15:00 en Plaza Independencia. 
Si no lo podes llevar por  su volumen y/o no tenes movilidad te esperamos, nos das tus datos y los pasamos a buscar.
Si no podés acercarte ese día, llevá tu donación a la Dirección Provincial de Atención Integral a la Persona con Discapcidad - Av. España 922 - Ciudad Mendoza  Horario: 9:00 a 12:00
PD: Colaboraron : Diseño: Mamá Roxana Calvo en la Redacción Alejandra Gil Rimada y  Veronica Caceres Gracias mamis!!
 Leer sobre esta campaña en este enlace: Banco de Ortesis para Mendoza. 

Me encanta ser parte de la Red de Madres, poner mi pequeño granito de arena para cada cosa que vamos haciendo. Y me gusta mucho que esta campaña se inicie el Día del Amigo, no hay amigos más grandes que los que te dan una mano con las cosas importantes de la vida.
¡Feliz día para todos!

22/6/14

Pequeñas charlas, grandes avances

A veces los avances te sorprenden donde menos los esperabas. La rehabilitación de Salvi sigue siendo integral, sí, pero es como que siempre el foco (mío, al menos) está en lo motriz, porque es en lo que yo dedico tiempo, en lo que yo participo activamente. Lo demás lo hacen otras personas.
Hace algunos meses que habíamos notado mayor producción de sonidos. Yo, sin dudar, le otorgué el crédito a ejercicios que estábamos aplicando en el tórax y abdomen, que seguramente ayudaban a que estos sonidos salieran.
Ahora, desde hace algunos días, no sé bien cómo empezó, pero hemos empezado a tener "diálogos". Bueno en realidad, UN diálogo. Digo que no sé bien cómo empezó, porque además de que Salvi puede hacerlo, en un diálogo, por definición, tiene que participar al menos dos personas. Y no sé en qué momento, o por qué, yo me dí cuenta que cada vez que estaba terminando de comer, Salvi decía algo, con intención, como mencionando que quería tomar líquido, ya sea pidiendo que le acercara el vaso, o quizá contando que estaba bebiendo.
No importa los millones de veces que uno haya hecho esto. Como padres especiales sabemos de sobra cuántas cosas deberíamos hacer al día, para promover (entre otras muchas cosas) la comunicación. El ir contando lo que estamos haciendo, señalar, hablar claro, preguntar, esperar, observar...
Y como muchas veces nos olvidamos, nos automatizamos, nos apuramos, salteamos pasos, etc. etc.
Y de repente...pasa esto. Una vez. Otra vez. Y la cabeza hace un click. Y dudamos. Pero lo hace otra vez, y otra más. Entonces dejás de dudar. Sí, es verdad, está hablando de esto, del jugo o del agua, de tomar, de beber. Y no podés creer que esté pasando algo que te habías olvidado que podía pasar.





Aclaro que no es que esté tan loca que crea que está diciendo "jugo, o dame jugo o agua", ni nada parecido. No se trata de el sonido que produce ni su parecido con una palabra identificable. No se trata de imitar sonidos (aunque, si me lo permiten, hay una pequeña intención de esto). Se trata del mecanismo del diálogo, que aparentemente Salvi está comenzando a manejar. Esto de emitir un sonido (o mensaje), con la intención de generar una respuesta en otro. Es esto de esperar turnos para hablar, la complacencia cuando ve que su mensaje es comprendido, porque logra la respuesta que quería.
Ya saben el lugar común, los familiares de personas con discapacidad festejamos cosas que otros padres ni siquiera recuerdan cuando sus hijos hicieron por primera vez.
Así que por acá andamos super felices. Y no hay comida que no termine con esta charlita del jugo o el agua.
Y celebrando un logro que trae atrás muchas esperanzas.