26/8/10

La imaginación al poder

Dicen que la necesidad es la madre de la imaginación. Y debe ser verdad, muchas de las personas más imaginativas, o creativas que conozco salen adelante partiendo de situaciones de gran necesidad. Muchos padres y madres de niños especiales, buscan y encuentran soluciones perfectas para muchas situaciones apelando a un gran sentido de la creatividad y apertura para ver soluciones donde otros no ven nada.

Nos pasa a todos. Nuestros niños dejan de ser bebés (en tamaño), pero siguen necesitando sillas, coches, etc. como si aún lo fueran. Y esa sillita de comer o para el auto, que para un bebé tiene un costo X, cuando pasa a ser silla "para niños con necesidades especiales", pasa a multiplicar su valor en términos exponenciales. Si sólo costara el doble o el triple sería considerado una oportunidad.

Y es ahí cuando la imaginación entra en acción. Y dependiendo de la habilidad de los padres, o de su creatividad para encontrar soluciones y encontrar ayudantes (carpinteros, metalúrgicos, artesanos) que puedan darle forma a aquello que el niño necesita.

No es que uno no quiera pagar por aquello que realmente vale la pena, aquello que el niño necesita sí o sí, y que no puede hacerse o adaptarse en forma casera. Sí fuera así, y se debe buscar ayuda profesional, seguramente los papás moverán cielo y tierra para conseguir aquel implemento que mejore la calidad de vida de su niño.

Pero hay casos en los que se puede adaptar lo que se tiene, adecuandolo a nuevos tamaños o nuevas necesidades. En nuestro caso, por ejemplo, que Salvi todavía no tiene gran tamaño, todavía usa como cochecito uno común, de bebé, ya que además no necesita implementos para sostener su tronco o su cabeza. Una sencilla adaptación hecha por su papá, que incluye un vasito plástico para contenerlo desde la entrepierna, evita que se caiga cuando adelanta la cadera, sin necesidad de correas, ni ninguna otra cosa. Este cochecito es el que usamos para llevarlo al jardín, y es tan sencillo de usar como sentarlo o levantarlo en brazos, facilitando la tarea de quienes lo cuidan.

En cuanto a la silla que usa para trabajar en el jardín nuestro primer modelo fue éste.
Le hice hacer un almohadón con un tope del mismo material, pero este tope resultó demasiado blando, y cuando adelantaba la cadera, se tornaba inseguro. Entonces entró papá en acción (más hard):
Otra vez un vaso plástico, atornillado a una faja de metal, y ésta atornillada a la silla. Lo suficientemente firme como para que sea seguro, pero permitiendo total libertad de movimientos al tronco y brazos, incluso las piernas, como se ve en la segunda imagen.
Es el modelo definitivo, y la que partió al jardín:


En cuanto a la silla de comer, ella también hace rato que recibió el consabido vasito plástico, para no necesitar correas y trabas, lo hace todo muy sencillo, es sólo sentarlo y ya está listo para comer.

Pero últimamente los pies quedaban colgando a la deriva, tan largas están sus piernas, que el soporte para pies le quedaba a la mitad de la pantorrilla. Papá lo pensó, anduvo mirando en sectores inesperados del supermercado y así llegó a ésta solución:



Esa parte blanca, donde apoyan los pies, es...una bandeja para carnes.
Ahora, conociendo los genes, no es para asombrarse de la última creación de Agustín.

Esta caja tenía como fin guardar juguetes para poner un poco de orden en casa, pero, en cambio fue destinada a hacer esta "computadora", con agujeros para sacar las piernas y sentarse cómodo. Espero que no se pierdan el detalle del vasito verde pegado con cinta de embalar: es un "porta MP3".
Pertenecer tiene sus privilegios.












20/8/10

Su primer carpeta

La semana pasada, por primera vez, invitaron a Salvi al cumpleaños de una compañerita. No digo que nunca fue a un cumpleaños, de hecho, le encantan. Digo que esta vez, la invitación fue a él, no era una fiesta de un hijo de algunos amigos nuestros, no de un ex-compañero de neo, no de un familiar. Lo invitaron porque es SU compañera, esto es lo nuevo. Mi hijo ahora tiene sus amistades. Increíble, no? Lamentablemente no pudimos ir por el maldito resfrío, justo ese día estábamos en el tope de la ola de fiebre y mocos. No faltará oportunidad de que tengamos que llevarlo a otras fiestas, estaremos felices.
Esta semana nos entregaron por primera vez la carpeta de Salvi del jardín.
Si esta experiencia es emocionante para cualquier padre, más aún en nuestro caso, cuando recién a sus cuatro años nos hemos animado a dar el gran paso de despegarnos de él por algunas horas, y confiarlo a otras manos, darle la posibilidad de vivir todo aquello que la escolaridad depara y que por más amor, cariño y dedicación que nosotros pongamos no podríamos brindarle:
la experiencia del compañerismo, la relación única con sus maestras, la convivencia con pares.
La carpeta es hermosa, tiene sus trabajos, con la marca de sus dedos. Muchas veces ha llegado a casa con la ropa (...y el pelo, y la cara) manchada de pintura, y es muy lindo ver la obra que causó esas manchas.
Pero mucho más que los propios trabajitos, la carpeta tiene fotos, que reflejan momentos del jardín. Aquellos momentos por los que pagaría por poder estar ahí, sin que él me viera, para poder espiarlo. Es mi oportunidad poder ver en esas fotos cómo está integrado a su grupo, participando de las actividades, lo feliz que se ve, y sobre todo, lo querido que es.















15/8/10

Noticias desde el resfrío

Lo importante es que ya está mejor, por lo menos desde hoy a la tarde.
Cada vez que Salvi se enferma nos acordamos de lo difícil que puede ser. La fiebre que a veces no baja del todo, ni con un antitérmico ni con el otro, el miedo a la convulsión, la tos, los vómitos, la falta de apetito, las arcadas, el mal dormir...qué larga la lista!!!! Es que cuando hay alguien así, los días se hacen larguísimos entre imaginar qué es lo que más le molesta, intentar que coma ALGO, que no vomite la medicación, que no suba la temperatura, que tome líquidos...
Esta vez lo más bravo fueron justamente los líquidos. Tiene muchísima sed, como siempre que ha tenido fiebre, pero también una gran facilidad para vomitar, era el ciclo de nunca acabar: tomar jugo desesperado a tragos enormes, y unos segundos después devolver todo con toda la mucosidad. Al final uno ya no sabe si darle de tomar, porque le ve hasta los labios secos, o rogar que no se deshidrate simplemente por lo poco que puede haber incorporado en las comidas mínimas.
En fin, hoy, después de una siesta tardía, almorzó aceptablemente bien, no una gran cantidad, pero sin indeseables retornos. Más tarde le di un baño bien vaporoso con eucalipto y melisa y masajitos con crema de tomillo. Estuvo super contento, riéndose como siempre mirando películas y más tarde se ha tomado todo un Actimel, también sin sorpresas desagradables.
Llevamos sólo unas horas de mejoría, y se siente espectacular. No es para nada envidiable este fin de semana que hemos pasado, he lavado toneladas de ropa, (empezando por la de la cama, un par de veces).
No resulta sorpresa que ahora Agus ya ha tosido varias veces más que lo habitual con su alergia, o que me parece que mi marido está demasiado abrigado.
¿Qué cómo estoy yo?...Congestionada, muy congestionada.

13/8/10

Aviso a la población

A toda la población de esta casa:
A partir de hoy están prohibidas en todo el territorio de esta familia las siguientes actividades:
  • Toser
  • Estornudar
  • Tener fiebre
  • Vomitar
  • Y toda otra cosa que signifique estar enfermo!!!!

Este invierno rarísimo, donde no hizo nada de frío al principio, y demasiado al final (en este momento está nevando, otra vez!) hemos tenido mucho de todo lo anterior. Como siempre nada complicado de más, pero cansa!!!!!

Salvi comenzó con una fiebrecita sospechosa el miércoles, con algo de congestión nasal y alguna que otra tosecita. El jueves a la madrugada hizo un pico de 39.1ºC, le subió rapidísimo, y terminamos en el hospital con sospecha de una respiratoria importante. Por suerte no fue así, la radiografía mostró moco, pero nada complicado. Actualmente lo que más le molesta es la congestión que lo tiene con los ojitos rojísimos, lagrimeando y estornudando mucho. Anoche durmió inquieto, con la nariz que se tapaba, y respirando por la boca. De ánimo sólo está molesto por esto pero no decaído y, dentro de todo, sin perder demasiado el apetito. No volvió a tener fiebre tampoco. Será cuestión de esperar que el antibiótico y los mimos hagan efecto, nos mantendremos guardados y calentitos en casa, esperando que el tiempo mejore.

¡Y que sea la última vez, está clarito????

7/8/10

Día del Niño

Seguramente les habrá pasado como a mí. Si repasamos la Declaración de los Derechos del Niño, enseguida nos damos cuenta de algún derecho que está siendo vulnerado en algún lugar del mundo, que muchas veces es lejano a nuestra realidad cotidiana, todos sabemos de niños explotados, maltratados, desnutridos, y mucho más.
Quizá, los que vivimos la discapacidad, podamos sentir algo de esta vulneración de manera más cercana, a alguno nos habrá tocado sentir (en carne propia o muy cercana) discriminación, injusticia.
Pero siempre son los demás los que niegan el cumplimiento de estos derechos, no nosotros.
Nosotros damos nombre a nuestros hijos, les damos sustento, hogar, alimentación, amor, educación, contención.
La Declaración puede sonar como muy solemne, muy lejana, aplicable a autoridades, organismos internacionales, instituciones.
Hoy, recordando que el día del niño se conmemora esta Declaración, aprovecho para repasarla y ver que hay posibilidades de llevarla a lo cotidiano, para no olvidar estos derechos fundamentales en el día a día. Y entonces me acordé de algo que hace un tiempo comentaba con amigos.
El viejo tema del maltrato verbal. ¿Cuántas veces escuchamos a algunos adultos decir que no maltratan a sus hijos, olvidando que maltrato no es sólo el físico? Muchos de estos adultos cuando se dirigen a sus hijos los pueden lastimar mucho más que con un golpe.
"Una vez que lo dijiste, LO DIJISTE" es el slogan de la campaña "Escuchate", pueden ver los comerciales publicitarios haciendo click en el link.
Y conectado con esto, otra situación que muchas veces veo y me cuesta entender, y que es como irse al otro extremo. Ayudarles a nuestros hijos a entender los límites, forma parte de sus derechos. Amar a los niños y respetarlos, no significa que no les marquemos que hay cosas, momentos y conductas que hay que respetar. Me pasó hoy mismo, dos veces, mientras hacía las compras. Me tuve que contener para no decirle a dos niños que dejaran de insultar a un familiar, dentro de un mercadito, sólo por gracia, mientras que su mamá se distraía vaya a saber uno con qué. Otra mamá sentaba a una niña pequeña en un mostrador de mercería, dejándola golpear una y otra vez con los pies el mostrador. Creo que con amor y firmeza cada uno de estos chicos debería haber sido advertido por sus mayores, sin necesidad de insultos, ni gritos, por supuesto, pero todo niño necesita de esta ayuda nuestra para comprender que todo lo que hacen afecta a todos quienes están a su alrededor. Si no les enseñamos a respetar a los demás, dificilmente logremos respeto para nosotros mismos.
Me parece que me puse un poco seria de más, pero es que creo que debemos hacernos un poco más responsables desde lo que nos toca para que podamos exigir cumplimiento de lo que les toque a los demás.
Para mis hijos, y todos los niños maravillosos que conozco, deseo que este día estén como se merecen:
¡¡¡¡FELICES!!!!!