18/2/11

Florencia, la nuestra






(Advertencia para nuestros lectores habituales: este post es netamente familiar. Están amablemente invitados a leerlo,porque aunque no tiene relación con los temas que normalmente tocamos, la vida está hecha de muchas facetas)







Los que comparten sus días conmigo, últimamente me habrán estado escuchando monotemática: la Vendimia, Florencia, la madrina de Salvi, la elección, bla, bla, bla.





Para los que son de fuera de Mendoza o de Argentina, explicarles lo que la Fiesta de la Vendimia significa para nosotros, los que vivimos aquí, es prácticamente imposible. Bastará con decir que es LA fiesta de nuestra provincia, la que en principio celebra la culminación de un año de trabajo de la principal actividad económica (la vitivinicultura) y que con el correr de los años se convirtió en un evento singularísimo, que se extiende a muchas actividades culturales, artísticas y sociales que ocupan varios días y que convocan a nativos y turistas en cantidades impresionantes. Y un momento significativo en todo este mar de actividades es la elección de la Reina Nacional.





¿Qué tiene que ver eso con nosotros? Cada año no hacemos más que seguir los eventos principales por los medios de comunicación, pero este año tenemos candidata propia, y entonces todo nos toca más profundo. Este año la madrina de Salvi representa al departamento de Guaymallén en la elección que se realizará dentro de dos semanas.





Ella ya está sumergida en este momento único, que marcará su vida. Hay fotos suyas en los diarios, sale en televisión. La vemos hermosa, escuchamos los comentarios cariñosos de la gente, pero hoy queremos contarles sobre la otra Florencia, la nuestra, la que nosotros conocemos, la que amamos.





Cuando conocí la familia de mi marido, Florencia tenía cinco o seis años, y era tan bonita como es hoy. La vimos crecer, amorosamente acompañada por su familia, y convertirse una joven hermosa, aunque sus cualidades como persona superan la belleza exterior.





Cuando estaba embarazada de Salvi, y llegó el momento de pensar en los padrinos que íbamos a elegir, Flor y Mariano (un amigo de mi marido de toda la vida) fueron los afortunados. Sin embargo, no alcanzamos a darles la buena nueva. De un minuto para otro, mi embarazo se complicó, y ni el reposo absoluto ni el cerclaje pudieron evitar el nacimiento de Salvi tres meses antes de lo esperado. El día se convirtió en noche, y las esperanzas eran muy pocas. Como creyentes, el bautismo de emergencia era una lucecita de esperanza. Con bastante esfuerzo conseguimos dar con un sacerdote que lo realizara en la neo, y sólo lo dejaron entrar a él a la neo, ninguna persona ajena más. Ariel y Andrea, papás de nuestro vecino de incubadora (y de ahí en adelante amigos para siempre), oficiaron de padrinos. Casi un año más tarde, cuando las dificultades más grandes habían sido superadas, decidimos completar la ceremonia del bautismo, en la iglesia. Allí Flor y Mariano se unieron a Ariel y Andrea...y también a Sara y Norberto, cuya energía positiva tanto nos habían ayudado.







¿Por qué habíamos elegido a Florencia?






Flor es de esas personas que siempre está, en lo pequeño y en lo grande, acompañando, apoyando, motivando. La habrán podido ver en alguna nota periodística trabajando por quienes más lo necesitan, colaborando a construir casas luego del terremoto en Chile, pero esto está lejos de ser un evento único, está en su esencia, y en su crianza.






Es la que llama para saber cómo estamos cuando hace varios días que no nos vemos, la que se interesa por la rehabilitación de Salvi, la que se entusiasma con sus progresos.






Flor acompañó a Agustín en las semanas de adaptación al jardín, cuando yo ya había vuelto a trabajar y no podía pedir tantos permisos. A ella no le importa tener que tirarse al piso para jugar con los chicos, ni ayudarles a pintar, cantar con ellos o preparar una sorpresa para los papás. Está en cada acto de fin de año de la escuela...y en el día de la tradición, el día del trabajo... en fin, siempre!!!!






Ella es la que hizo bombones de chocolate y los embaló en cajitas hechas a mano, para los más de 30 médicos y enfermeras que trabajaban en la neo, como agradecimiento por haber cuidado a su sobrino. (Sé que esto quedó como un hito en el hospital, ja, ja)






Flor fue la que preparó un cartel para la puerta de nuestra casa, para darle la bienvenida a Salvi después de cuatro meses en neo. Y la que esa primera noche en casa estuvo para verlo por primera vez, de lejos y sin tocarlo, y sacarle la primer foto.






Flor me acompañó caminando al Santuario de Schoenstatt, para que yo cumpliera mi promesa.






Ella nos deleita con su mano para la cocina, sobre todo para la repostería y el chocolate, prepara las tortas más ricas para los cumpleaños de los chicos (y de los grandes), como la que hizo cuando celebramos el primer año del alta hospitalaria, además de ayudarme en cada fiesta con la organización, decoración y sorpresitas.













¡Dios quisiera que la gente que hoy ve a Florencia en fotos, en la tele o participando de algún evento pudiera ir más allá de lo hermosa que es y pudiera captar mínimamente toda su belleza interior!





Además le pido a Dios que la cuide mucho, y que le dé la posibilidad de disfrutar a fondo de esta experiencia única, y a nosotros, de estar cerquita para poder compartir tanta felicidad.



(Para unirse en Facebook a la página armada por sus compañeras y su familia hacer click aquí)

11 comentarios:

  1. Alejandra: FUERZA en TODO... Hace tiempo leo tus post y estoy convencido SIN CONOCERTE (o conocerte muy poco) que sos una PERSONA INCREIBLE y con todo el AMOR DEL MUNDO!

    Muchas veces lei comentarios que me hicieron caer lágrimas de alegría.
    HOY tu post sobre la madrina de Salvi: "FLOR" me hizo EMOCIONAR y LLORAR de ALEGRIA! Tiene la MEJOR MADRINA del MUNDO (eso seguro) y que siempre lo va a ACOMPAÑAR... Yo seguiré REZANDO como he hecho desde hace mucho tiempo!
    Te ADMIRO y siempre leo lo que publicas! FUERZA!
    Un cariño! =)

    ResponderEliminar
  2. Sos malo ANONIMO!!!! No nos vas a decir quién sos?

    ResponderEliminar
  3. Ale: Soy Agustin, vecino y amigo de pequeño de Flor. Tuve la posibilidad de conocerte y saber cuando Salvi porque Flor me pidio que rezara. Por eso se la MADRINA que TIENE.
    Saludos a la familia. A tu disposición. Agus

    ResponderEliminar
  4. que manera de caerme lagrimas!!!! que te puedo decir!!!!??? te adoro prima!!y tb a ruben.. y que decirte de agus y salvi! mis lucesitas!!!partes muy grandes de mi corazon!!!

    estoy mas que orgullosa de la familia que tengo, que me han apoyado simpre y mas ahora cdo saben q mas los necesito!

    ALE, me saco el sombrero por vos!! que MUJER con todas las letras!!! que MAMA y que PERSONA!!, sos hermosa y me pone muy feliz q compartan esta experiencia conmigo!!

    LOS QUIERO MUCHOOOOO!!!y GRACIAS por tanto AMOR!!!

    FLOR

    ResponderEliminar
  5. me emocionó mucho esta historia, realmente todas las personas involucradas tienen un corazón enorme, y la gente de Guaymallen tenemos la fortuna de contar con una reina gigante de corazón, los mejores deseos para ustedes y para Flor.

    ResponderEliminar
  6. Que lindo blog!!!! Ojalá Florencia me lo hubiera contado, pero entiendo perfectamente porqué no lo hizo. Es emocionante verdaderamente saber que hay gente asi, desinteresada y siempre dispuesta.
    Ojalá todos tuvieramos un poquito de lo que ella tiene.
    La mejor de las suertes para la vendimia, aunque creo que es un evento menor comparado con lo que hace cada dia.
    FF

    ResponderEliminar
  7. ¡Qué misteriosos los comentadores anónimos! No se tienen que tomar tan a pecho el título de "anónimos", nos pueden contar quienes son!!!
    Y de todos modos, muchas gracias por estar allí, leyéndonos, y por animarse a escribir :)

    ResponderEliminar
  8. muy linda historia... es gratificante saber que contamos con una reina con esa vocacion de servicio y entrega! salud!

    ResponderEliminar
  9. Que hemosa que es!!!! fuerza para Flor, le deseo lo mejor, se lo re merece!!!! gracias Ale por compartir esta historia con todos nosotros, les mandamos besosss!!!

    ResponderEliminar
  10. Todo el apoyo a Florencia desde Chile, un abrazo.

    Nancy, Matias y Haroldo

    ResponderEliminar
  11. Gracias por seguir brindando su apoyo!!!! Nancy y familia, y Marilén, le haré llegar sus buenos deseos a Flor :)

    ResponderEliminar