21/1/14

Salvavidas para necesidades especiales. Parte 2

La investigación con las otras madres sobre los salvavidas especiales continuó y aparecieron algunos modelos más.
Como este, de una empresa dedicada a todo tipo de salvavidas:

Este dato me lo pasó una de las mamás, que lo usa con su hija y le da excelente resultado. Creo que a nosotros no nos serviría, porque Salvador siempre está intentando meter la boca bajo el agua.

Y uno que está diseñando especialmente para estos casos y seguramente es efectivo en cuanto a la seguridad:
Float Parálisis Cerebral Square
No parece tan difícil de copiar, no?

Después de ver tantas opciones, en lo que pensé es que no existe el mejor salvavidas para un chico con parálisis o dificultades motrices, sino que hay que buscar el mejor para cada uno.
Una de las cosas a tener en cuenta, es la postura que cada chico tiene y su preferencia en el agua. Hay nenes que enseguida buscan de ponerse boca arriba, como "haciendo la plancha". Otros, como el mío, lo que quieren es estar en posición vertical, mirando hacia el agua, y con posibilidad de jugar con las manos.
Por eso, pensé que en lo que tenía que enfocarme era en mantenerle el cuello y la cabeza fuera del agua, y me dediqué de lleno a los cuellos.
El primer intento lo hice con una especie de media luna, rellena de telgopor.

Foto: cuello flotador, primer intento. Todavía no lo probamos, hoy no está para pileta
La parte más gruesa (en azul) va debajo de la pera, y cierra en la nuca con abrojo. Pero, no funcionó como esperaba. Quizá debería intentar rellenarlo más, o correr el abrojo para que ajuste más...¿alguna vez han intentado rellenar algo con pelotitas de telgopor?? Es una pesadilla de corriente estática, pelotitas volando y metiéndose por todos lados, pegándose a los dedos, los brazos, todo el cuerpo...yo no lo vuelvo a intentar!!!

Con lo cual puse todas mis fichas al otro modelo de cuello. De casualidad pasé frente a una casa de deportes donde tenían en vidriera una tabla como esta:


Y me dí cuenta que era ideal. De ahí hasta fabricar el cuellito, sólo fueron unos pocos y facilísimos pasos: tomar bien la medida del cuello de Salvador, trazar un círculo con esa medida y cortarlo:







Y...solo faltaba verlo en acción: en el estreno, feliz!!!

Y en hidroterapia:

hasta el profe se anima a soltarlo!!


y es cierto que le da más libertad de movimientos a ambos, al profesor y a él. Es más cómodo para los dos.


En estos días de vacaciones, nos han cambiado el horario de hidroterapia para las 15. Salvi a esa hora recién almuerza y tiene bastante sueño...pueden creer que casi se duerme adentro del agua???








Después de haber terminado el cuellito, publiqué las fotos del paso a paso, y varias amigos, padres y madres especiales, se animaron a hacer los suyos. Estoy feliz de esto, de que haya chicos y papás contentos disfrutando del agua, ahora que hace tanto calor. Y contenta de demostrar que las redes sociales y las amistades virtuales pueden servir para cosas muy importantes...se siente divertido jugar a ser furor en la web ;)

1 comentario:

  1. geniallll Alejandra!! mil gracias por compartirlo.

    ResponderEliminar