Expectativas

¿Qué sería de la vida sin proyectos?
Por aquí nunca nos faltan, así que nuestra vida está llenita de sentido.
Algunos son tan incipientes que da un poco de temor hablar de ellos, para que no "se pinchen". De todos modos, les voy adelantando que el más reciente, y con un plazo más largo para su concreción, tiene que ver con un espacio verde con juegos integradores cerca de casa en el que además de muchas expectativas, tenemos posibilidad de participar, con nuestro asesoramiento informal. En cuanto se vaya haciendo más firme, podremos irles contando más.
El otro proyecto, aunque desde hace tiempo anda rondando por mi cabeza, ha comenzado a desarrollarse ahora, y es el diseño de una aplicación para tablet, hecha especialmente para Salvador.
Desde que la compramos, tuve muchísima dificultad en lograr sacarle el provecho que esperamos que nos brinde, es decir que sea un importante aporte para la comunicación de Salvi y el entorno.
A pesar de que existen muchas aplicaciones ya desarrolladas, incluso muchas gratuitas, no logramos encontrar alguna que nos sirviera al 100%. La mayoría de las apps disponibles están diseñadas para iPad, y nuestra tablet funciona bajo Android (la diferencia de precio entre unas y otras es abismal).
De las que son gratuitas, muchas lo son sólo en parte. Cuando uno comienza a intentar hacerle las adaptaciones que su hijo necesita, como incluir imágenes propias, por ejemplo, hay que suscribirse. No es que sean demasiado costosas pero cuando uno en realidad no sabe cuál de ellas resultará mejor, no es tan sencillo comenzar a suscribirse y pagar a cada una hasta encontrar la adecuada.
Así es que, a fin del año pasado, pensamos que, más que encontrar la aplicación adecuada, debíamos encontrar la persona apropiada para desarrollar una aplicación a medida. Alguien que, además de tener los conocimientos necesarios para el trabajo, pudiera adaptarse a las habilidades motrices de Salvador y su nivel cognitivo para diseñar la app más adecuada para él.
Felizmente, esto es lo que ha sucedido en estos días, y esta persona ya está trabajando en los preliminares.
Tengo muchísimas expectativas en esto, creo que será un gran paso de Salvador en la integración con los demás, aún con los de fuera del entorno familiar.

Por último, mientras esperamos que llegue la nueva silla de paseo, la Mac Laren, vamos despidiendo al impresentable cochecito que tan buen compañero de Salvi fue en todos estos años.
Miren: cuando lo estrenó ni siquiera tenía dientes!!!!

Con él recorrimos Córdoba, Salta, Rosario, Misiones...

y Buenos Aires.



Sentado en su cochecito, pudo conocer a su primo Octavio

y jugar con su madrina Flor y su prima Clarita.

Fue fundamental para integrarlo al jardín.



No hubo medio de transporte que el cochecito no conociera: barco, tren, camión...

incluído el divertido gomón en Cataratas!!!!



En fin, muchas horas de paseos y diversión nos dio el cochecito con nobleza, y se lo agradecemos, pero ya queremos comenzar a hacerle kilómetros a la nueva sillita!!!!



Comentarios

Entradas populares de este blog

Pañales ecológicos. Informe 1

Evaluación con Leonid Blyum

ABR en Chile