Balance de fin de año (!)


Ya lo sé, faltan dos meses para que el año termine, pero la inminencia de un nuevo entrenamiento ABR me hace sentir que una etapa termina y es hora de sentarse un ratito a pensar en todo lo que vivimos en este tiempo a casi dos años de haber elegido esta rehabilitación.




Si me voy a los números fríos, este año hicimos un poco más de la mitad de horas que en 2009.




Y no es falta de entusiasmo, al contrario, el entusiasmo, la convicción de una buena elección, los resultados positivos, más que decrecer están bien firmes. Pero la misma convicción, hace que la presión interna sea menor. Ya no hay que demostrar a nadie, ni a nosotros mismos, nada. Los cambios maravillosos, que al principio fueron tan impactantes, quizá ahora no sean así, pero la mejoría siempre está, afirmándose día a día, pasito a pasito. Hay días en que me sorprendo mirando algún gesto mínimamente diferente en el movimiento de las manos. Cada vez que lo baño me deleito con ver la hermosa espalda. La firmeza y solidez del tronco son increíbles, la postura sentado, cada día mejor, con mejores reacciones de las manos para no perder el equilibrio. La pancita también se ve linda, diferente, más redondeada, más "normal". La sucesión de fotos en el protector de pantalla de la computadora, más de una vez nos sorprende: "Mirá, mirá, cómo se veía Salvi ahí, qué distinto se ve ahora!!!"




Es difícil elegir una foto que ilustre este momento, quizá una al azar, de las de todos los días, jugando (y peleando!) con su hermano, trabajando en el jardín o con su fono, abrazándonos, síííí!!!! nos tira los brazos cariñosos, sobre todo cuando tiene sueño y quiere que nos vayamos a dormir.




Esa falta de presión y la confianza en los resultados hizo que este año hubiera más permisos. Permiso para estar cansado, para ir al jardín, para que mamá se ocupe de dedicarle a Agus el tiempo que necesita, para más salidas, escapadas de fin de semana, vacaciones, hasta para enfermarse, aunque no nos guste.




Se avecina una etapa nueva. Habrá nueva evaluación de parte del equipo, ejercicios nuevos, la máquina. A la vuelta del entrenamiento seguramente tendremos todo un nuevo tiempo de adaptación antes de estar listos de arrancar con el ímpetu reforzado, aún con más ganas, incorporando la nueva rutina a algunos otros proyectos que están rondando en mi cabeza.




¿Hay otra forma de encarar las cosas que no sea con alegría, esperanza y entusiasmo?






P.D.: Acabo de ver otra vez el video de Salvi sentado, el de 2009 que puse en el link más arriba. Hace mucho que no lo veía. Lo vi chiquito, flaco, desnutrido, prematuro. Y pensé: "estoy segura que esta postura también está mucho mejor". Y apenas se levantó de la siesta lo senté en el mismo lugar:








¿No es el niño más hermoso del mundo? Te amamos Salvi, vamos por más!!!

Comentarios

  1. Ale, recien hoy veo este post, que lindo! cuantas cosas han pasado desde aquella desicion de empezar con ABR. Es verdad que cuando miras para atras ves cuantos y que importantes fueron los cambios, en el dia a dia uno no lo nota y hasta a veces se hace dificil el trabajo diario. Cuando uno lee cosas como estas se llena el corazon, y el espiritu de energias y ganas de seguir por mas. Yo tambien con 6 meses de ABR estoy convencida y tan agradecida a Dios por haber encontrado este otro camino para la rehabilitacion de Ani. Yo añoro y sueño con que Ani llegue a sentarse como Salvi y usar sus manitos con tanta habilidad... seguiremos trabajando duro para ello. un beso grande. Exitos y que disfruten muchisimo este proximo viaje a Rosario. Ojala pronto nos conozcamos. Vamos el martes para Rosario! besitos

    Silvia
    mama de Anita Luz
    Concordia / Entre Rios

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Pañales ecológicos. Informe 1

Evaluación con Leonid Blyum

ABR en Chile