Reirse de uno mismo, es posible?

Debería estar escribiendo el balance correspondiente al 2011 que se nos va en poquitas horas, y mentalmente tengo algo armado sobre eso, pero antes...algo sobre lo que he estado pensando en estos días:
Papá Noel se portó tan generoso como de costumbre este año, es que mis niños se siguen portando muy bien ;)
Entre los regalos de Agus, apareció un libro de historietas que le gustan mucho: Mayor y menor, de Chanti, un autor mendocino, difundido en gran parte del país porque su obra se publica junto con la edición dominical de varios diarios del interior.
Para quienes no lo conozcan pueden hacer click aquí para leer algunas. Se trata de las historias cotidianas de una familia, vistas desde los ojos de dos hermanitos, con toda la inocencia y la picardía de la que son capaces. Es muy fácil sentirse identificados con las cosas que dicen y hacen esos dos chicos y sus papás, y no por ser muy graciosas dejan de ser reales.
¿A qué viene toda esta introducción? A que leyéndolas con Agus, me siento muy reflejada todo el tiempo, la mamá con los dos varoncitos, los comentarios del hermanito mayor, las vivencias, muchas veces pareciera que el dibujante nos podría haber estado espiando por una ventana.
Pero esto es como YO me siento. Me pregunto si un día me comunicara con el dibujante y le dijera que veo a mi familia representada en su obra, me creería? Supongamos que estoy en una presentación de su libro, donde se pasean familias normales, y yo estoy con mis hijos, y como todos me acerco a pedir la dedicatoria, y comento que nos gusta mucho "Mayor y menor", porque nos sentimos identificados...el resto del público, qué pensaría?
Me refiero a esa creencia generalizada que las familias donde un integrante tiene alguna discapacidad viven cada día como un sacrificio, con gran esfuerzo, con sufrimiento. Y no digo que no haya una cuota de esto, más grande o más pequeña. Pero también tenemos tiempo de risa, de juego, de disfrute. Y hay competencia y celos entre hermanos, peleas y enojos, como los de cualquier familia normal.
Pienso que quizá ese público pensaría que estoy negando lo duro de mi realidad, tratando de reirme de cosas que deberían mantenerme seriamente preocupada todo el tiempo, quizá hasta pensaran que soy irresponsable.
Pero sucede que SÍ, las familias especiales somos MUY capaces de reirnos y mucho, y de nosotros mismos. No es que seamos locos, cuando las cosas son de verdad preocupantes no hay lugar para mucho juego. Pero en lo cotidiano, cuando nuestros niños especiales están estables, por qué pensar que no podemos juguetear, burlarnos cariñosamente, inventar diálogos, imaginarnos qué pensarían o dirían nuestros niños si pudieran hablar como nosotros? En casa lo hacemos todo el tiempo con Agus, él es el que pone en palabras lo que cree que su hermano piensa (y estoy segura de que acierta el 99.9% de las veces!!!). Y a Salvi le encanta cuando Agus juega con él con toda la fuerza.
En otros casos, hay personas especiales, adultos o niños, que han aprendido a comunicarse con tableros de letras, y son ellos muchas veces los que ponen la cuota de humor con sus comentarios.
Muchas de las familias especiales que conozco, son positivas y divertidas.
¿Por qué será entonces que la visión de "los de afuera" sobre nosotros no es esa? ¿Será nuestra responsabilidad? ¿Qué podríamos hacer para cambiar esa visión errónea?
Si tubiera la habilidad necesaria haría una historieta de nosotros mismos, contando nuestras cosas graciosas, ridículas o divertidas, y seguramente muchas familias tendrían mucho para aportar de lo que les sucede a ellos: las preguntas de los chicos, las miradas, las experiencias con médicos y obras sociales seguramente dan mucho material, je, je!
Claro que manteniéndose en nuestros círculos no tendría mucha inserción en los que necesitan dejarnos de ver como bichos raros: la gente normal.
(¿Demasiado reflexivo para esta altura del año?)

Comentarios

  1. Demasiado reflexivo pero me encantó. Claro que nos reímos y mucho!!! :D

    ResponderEliminar
  2. Si que nos reimos.. y sabes porqué? Porque de nuestra sanidad mental y armonía depende el bienestar de todos... :)

    Tengo dos enanas que igual se pelean, juegan, hacen sus propios cuentos (si, cada una agarra un personaje, "Yo soy Bella"... "Esta bien, yo soy La Bestia"... y pueden pasar horas jugando... eso es normal, no??

    Muy reflexivo, muy acertado y .... tenemos muchas cosas en común, no? :)

    ResponderEliminar
  3. Hola Ale!!!!!!!!!!!!!!
    Pasé para desearles un excelente 2012!!!!!!!!!!!!!!
    Solo espero poder disfrutar de Salvi más de cerca, con más tiempo libre que el que tuve este año, jajaja!!!!
    Abrazos!
    Fabi y Valen

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Pañales ecológicos. Informe 1

Evaluación con Leonid Blyum

ABR en Chile