3/10/12

Fiesta fin de año

Este lunes fue la fiesta de fin de año de la escuela de Salvi.
He tenido ya varias de estas fiestas en teatro, los 5 años de jardín de Agustín, y dos años del jardín de Salvi.
Nunca me había emocionado tanto. Es difícil describir por qué. Es difícil entender por qué.
Supongo que en las anteriores, tanto las de un hijo como el otro, fiestas de escuela común o inclusiva, el momento culminante es ver el número en que participa nuestro niño. Y estamos felices de verlo si está contento en su papel, si hace lo que tiene que hacer, si se ve bonito, con su disfraz llamativo, integrado a su grupo. Siempre es un gran momento.
Esta vez, mi primera vez de escuela especial, disfruté cada minuto de la fiesta, emocionada con cada uno de los niños. Porque en cada uno de ellos, uno sabe que estar allí, sobre el escenario actuando, es un logro especial, para ese chico, para toda su familia, y para sus maestros. Me reí a carcajadas con cada actuación, lloré a mares con la música y las luces. La producción no era de un gran despliegue tecnológico, y ni siquiera le hacía falta. Con un guión bien básico y sencillo, basado en los valores humanos, una selección de música alegre, actual y divertida, nos tuvo a todo el público enamorándonos de cada chico y sus gracias. Sin golpes bajos, sin mencionar ni siquiera una vez la discapacidad ni las diferencias. Todo positividad.
Qué llamativo ver que ni uno solo de los chicos se asustó, ni se negó a actuar a su turno, ninguno se puso a llorar, como pasa tantas veces en estas funciones. Parecía evidente que todos entendían perfectamente que esa actuación era el momento de ponerle el broche de oro a un año de trabajo, y todos lo hacían con un orgullo y una alegría inmensos.

El grupo de Salvi salía vestidos en pijamas:


 
 
Todos los niños del grupo tenían sus sillas disfrazadas de nubes:

 
 
Al principio de su acto, los nenes tenían que fingir estar durmiendo en colchonetas, no hubo forma de que Salvi se quedara acostado:



Después hicieron un bailecito con sus profes, al ritmo de "All you need is love"




 
Todos al centro para saludar al público:

 


A la salida, con la familia:





Terminé de escribir esto, lo repaso, y siento que no pude describir la emoción que sentí. Como algunas otras cosas, sólo quien lo ha vivido puede saberlo.









No hay comentarios:

Publicar un comentario