Momento de celebrar

El 7 de enero Salvi cumplió 10 años. Casi siempre para esta fecha es difícil encontrar amigos y primos para el festejo, incluso los abuelos muchas veces están de vacaciones. Pero, afortunadamente esta vez, estábamos todos, o casi. Y como veníamos de varios días de tiempo muy caluroso y tormentoso, con muchas lluvias, era difícil planear una juntada al aire libre, o con pileta.
Tuve un flash de inspiración y se me ocurrió que fuéramos todos al cine, y por esas magias de las coincidencias, ese día estrenaron la película de Snoopy.
Así que allí fuimos todos y pasamos una tarde hermosa, a los chicos les encantó la salida, Salvi se rió a carcajadas durante toda la película, después hicimos una pequeña celebración en la misma sala, y a la noche cena con la familia en casa, disfrutando la increíble torta que le hizo su madrina.





  






 Cada vez que cumple años un hijo hay tantos motivos para celebrar, tanto más en estos casos cuando hace diez años había tantas cosas en contra, como para pensar en festejos. Gracias a Dios todo esto está muy, muy atrás. Estamos llenos de pequeños logros, alegrías, progresos, buena salud, cosas nuevas y proyectos, como para mirar para atrás con una mirada satisfecha por todo lo vivido y aprendido.
De las pequeñas cosas (que para nosotros son bastante grandes) digamos que por estos días llevamos más de un mes que hemos dejado de usar la procesadora para la comida de Salvi. Porque increíblemente después de tantos años, ya no le hace falta. Sólo cortar la comida a cuchillo, chiquita, y come sorprendentemente bien, en buenas cantidades. La procesadora ahí está, llenándose de telarañas, con gran alegría de mi parte.
Otra gran alegría, es que de los episodios preocupantes neurológicos, no las voy a nombrar, ustedes ya saben a qué me refiero, ya llevamos aproximadamente un año(!) sin ellas. TOCO MADERA y que todo siga así.
Para este año esperamos consolidar nuevos logros en lo motriz, que están asomando, en cuanto a su postura y control de tronco y extremidades, seguir adelante con el trabajo en piernas y caderas; en cuanto a la escuela, habrá cambio de turno, de maestras y compañeros, espero que sus progresos en lo social, le permitan adaptarse pronto a estas nuevas condiciones. El resto de sus terapias nos ayudarán a conseguir estos objetivos.
Pero más que nada espero que sea un buen año, con buena salud, con buenos momentos que nos hagan seguir creciendo en nuestro amor.
Felices diez años para todos nosotros!!


Comentarios

Entradas populares de este blog

Pañales ecológicos. Informe 1

Evaluación con Leonid Blyum

ABR en Chile