12/3/10

Para ponernos al día

Como se habrán dado cuenta no he escrito mucho últimamente, por varios motivos.
Uno importante es el terremoto en Chile. ¿Qué tendrá que ver? dirá más de uno. Pero es que pocas cosas son más conmovedoras que ver a nuestros amigos sorteando situaciones tan difíciles. Catástrofes ocurren día a día en todo el mundo, pero que pasen casi en la puerta de tu casa, o a gente que conocés, hacen que uno las viva casi en carne propia. Sinceramente no me daba por ponerme a contar cosas de nuestra pequeña rutina, cuando hay personas que son muy cercanas que hasta hace unos días tenían una vida tranquila y "normal" y hoy viven en una carpa, sin luz, o sin agua. Confío en que lo más pronto posible puedan brindarse soluciones valederas y duraderas a todas estas familias que hoy sufren. La solidaridad, la clásica fuerza chilena, la fe, el trabajo y la esperanza, a la orden del día.
Otro motivo es que de a poco estamos afirmándonos en la rutina anual, lejos ya de las vacaciones. Hay mucho trabajo en el ámbito estrictamente laboral, pero también en casa. No ha sido tan difícil, pero hemos tenido que ajustar a los horarios escolares nuestros horarios de comidas, sueño, ABR, son varias cosas. Agustín está madrugando, y sigue sin dormir siesta, por lo que a las 10 de la noche cae desmayado, lo que quiere decir que a más tardar a las 9 deberíamos estar cenando, luego de que los dos niños se hayan bañado, etc., etc.
Salvi se ha adaptado muy bien al jardín, todavía en horario reducido. La semana que viene irá por dos horas y media cada día, y la siguiente tres. Sigue sin extrañarnos, y según me cuentan, muy integrado a las rutinas que se van armando. Incluso protesta si en la logísitica de la salita se demoran en sumarlo al grupo cuando van a comenzar alguna actividad. Sí me está dando un poquito más de trabajo para dormir a la noche, quiere que lo duerma en brazos, cuando ya estábamos acostumbrados a dejarlo solito en la cuna, algunos cariñitos, y hasta mañana! Supongo que se nos va a facilitar cuando tenga su propia cama (ya está encargada!), ya que la cuna le está quedando muy chica.
Esta semana también tuvimos control con el pediatra. Los encontró perfectos a los dos. (Mamá orgullosa :) Yo sé que mi enano hermoso es un sol, pero me encanta que me lo diga el pediatra, ji, ji. Me encanta que diga que su evolución no es lo que está acostumbrado a ver, que no es lo que se podría haber supuesto por el historial de su nacimiento y complicaciones de la prematurez (Es genial escapar de la estadística!). Me encanta que me diga que le dio nuestros datos a un colega suyo que ha tenido un bebé prematuro y con complicaciones, para que podamos contarle nuestra experiencia con ABR.
Apenas entramos y el pediatra me preguntó cómo andábamos, le dije "Bien, todo normal, tranquilo...bueno, Salvi empezó a ir al jardín, está empezando a hacer caca sentado en el baño, se queda sentadito casi solo..." mientras el enano estaba precisamente sentadito casi solo, los pies colgando de la camilla, mientras yo sólo le sostenía la mano izquierda, suficiente para mantener el equilibrio. El pediatra se empezó a reir, eran muchas novedades, y yo lo veía todo normal, ja, ja. La frutillita de la torta, fue cuando le preguntamos si le gustaba ir al jardín, y sonrió con una sonrisa gigante: qué placer!!!
Agus también está muy bien, pegó un estironcito en el verano, y todos los controles están bien. La semana que viene los llevo al odontólogo, también por control (por primera vez, ups!) Parece que éste año estoy haciendo los deberes, si voy yo también al ginecólogo y odontólogo será cartón lleno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario