Comidas: repaso.

Salvador está en plena curva ascendente de peso. Como nunca, este último mes ha subido más que en cualquier otro trimestre de toda su vida. Voy a dejar la confirmación de esto para cuando tengamos el control oficial en el consultorio del pediatra, en marzo, pero en mi control casero es así. No estoy completamente segura a qué atribuirlo, así como nunca estuve segura de por qué en el trimestre anterior no subió un solo gramo. Cuando el pediatra me preguntó supuse que se debía a los continuos resfríos que siempre le quitan el apetito, y empezamos un tratamiento contra sinusitis. El caso es que el tratamiento ha dado muy buen resultado, además de estar ayudado por el buen clima del verano, no ha vuelto a congestionarse. El apetito no aumentó, pero creo que todo el alimento que llega es aprovechado, y por eso, la subida de peso. El caso es que por primera vez, se le nota "pancita", hasta un prometedor "rollito", cuando está sentado.


Nuestras comidas no han cambiado nada, siguen siendo lo más variadas, naturales, sanas y ricas posibles, tal como varias veces ya las he descripto en el blog. Siempre es un tema de gran interés para mí, y que comparto con algunas amigas, mamás especiales, o no. Por eso siempre hay algunos datitos de interés para compartir:







  • Hace unos días escuché que además de todas las virtudes de la quinoa que ya conocía, tiene la propiedad de ser galactógena, es decir que produce en las mamás que dan pecho, más leche materna. No encontré la confirmación de este dato en Internet, pero no me extraña demasiado. (Como comentario personal, durante la internación de Salvador en Neo, alguien me aconsejó que consumiera maíz blanco, para seguir produciendo leche. Mi mamá me hervía los granos de maíz en abundante agua, luego lo colaba y le agregaba azúcar y me lo enfríaba. Consumí litros de esta bebida y le dí el pecho hasta más allá del año de vida, aún sin que él mamara por su propia cuenta hasta cumplir los seis meses). En este link, la última nota periodística sobre la quinoa.






  • Sonia, Mamá Terapeuta, nos pasó este link, con información sobre dónde conseguir alimentos orgánicos en Buenos Aires. En Mendoza, se consiguen en grandes supermercados y algunas dietéticas, pero una buena opción, y que además sirve para colaborar con pequeños productores que no tienen acceso a la comercialización masiva es el Almacén andante, que además lleva los productos a domicilio. La oferta de productos es variada, incluye mucho más que alimentos, como artesanías, libros, etc. y no todos son orgánicos, pero la mayoría son de elaboración casera. Además de su blog, tienen opción de ser contactados en facebook. Y mi favorita fuera de Mendoza es la Dietética Ser Natural, de Córdoba, a la que le he comprado la quinoa más linda, orgánica, originaria de Perú.



  • Un sitio que descubrí hace poco es Cocina sana para nuestros chicos, donde un grupo de mamás de diferentes nacionalidades (¡cómo me suena a nuestro blog de cocina!!!) comparten recetas e información útil, consejos, notas, etc.

Comentarios

  1. U....nuestro blog....me apena que lo hayamos dejado botado....Gracias por compartir tus datos. Bruno tambien ha subido mucho de pesa, tiene gluteos (aunque eso se lo debemos a ABR, creo yo), sus piernas ya no son dos hilachas. En nuestro casi si incluimos cosas nuevas a la dieta como carnes blancas y algo de masas.
    Un abazo!

    ResponderEliminar
  2. Pilar: Salvador ha comido carnes blancas desde siempre, principalmente pollo (ya le están por salir plumas!!!!), y algo de pescado, aunque no le gusta mucho y aquí es difícil de conseguir. Y algo de masas come, sobre todo en el jardín, desmenuzadas en el yogur.
    En nuestro caso creo que lo único que no come son carnes rojas, pero no le veo la necesidad, consumiendo lo que la carne puede aportar en otros alimentos.
    Y lo de la pancita es algo totalmente distinto, pero las piernas también se ven más lindas, y la colita también :)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Pañales ecológicos. Informe 1

Evaluación con Leonid Blyum

ABR en Chile