12/1/11

El vasito ataca de nuevo

Este es el primero de una pequeña serie de posts derivados de los efectos (buscados y/o logrados) por los regalos de Navidad, Reyes, cumpleaños. Ya todo el mundo sabe lo difícil que es elegir un juguete o regalo en general para cualquier niño, sobre estimulados y sobre regalados como están hoy. Más dificil es para los niños especiales. Sé de la desorientación de amigos y familiares a la hora de elegir. Me pasa lo mismo cuando yo voy a comprar, detesto la pregunta: ¿Cuántos años tiene? seguramente porque me enredo en la respuesta: Tiene cinco, pero... ¿No sería mejor que te preguntaran -Y, a qué le gusta jugar? o -¿Le gustan los autos, o las pelotas, o los dinosaurios???
Bien, toda esta teoría, y todo lo que pensé antes de comprar y los resultados, quedan para la próxima.
Mientras tanto, es bueno sorprenderse de vez en cuando.
Vean aquí una más de nuestro viejo amigo el vasito, que está colocado en una silla que ya tenemos desde hace un tiempo, que usaba en el jardín, y que más que nada Salvador utiliza en casa cuando trabaja con Ceci, la fono. Yo no lo pongo mucho en esa silla, porque me obliga a tener el ojo ahí, no me puedo alejar por miedo a que se caiga.
El día de su cumpleaños, como el festejo estaba planeado para estar afuera y jugar con agua, de repente se me iluminó la mente y le encontré a la silla un uso muy divertido para él, y que se reveló de lo más seguro y estable, (aunque siga sin alejarme de ahí).


¿No es excelente?? Aún cuando se inclina tanto como para alcanzar las pelotitas...

Todo esto que pienso y escribo, y las fotos que muestro son más que nada para recordar(me) que a veces lo más importante no es comprar lo más caro, o aparatoso, ni el juguete más ruidoso, ni brillante, ni el último del que nos llena la cabeza la propaganda de la tele. Lo más importante, como siempre, es estar ahí, junto a los chicos, para darnos cuenta con qué poquito podemos hacerlos muy felices, o pasando un momento genial con ellos, porque estamos juntos, simplemente.

Por supuesto que no estoy aconsejando a nadie dejar de usar nada de lo que usen, pero si supieran cuánto he disfrutado estas noches de vacaciones, tirarme en el piso, con Salvador, viéndolo jugar con sus juguetes, mientras aprovecho para elegir algo en la tele.

Disfruto el momento, el no tener apuro por ir a acostarnos, disfruto la maravilla de su postura, que casi no necesita de mi ayuda (síííí´!!!!), me encanta que me robe el control remoto de la tele, y aunque apenas si tiene fuerzas para levantarlo, el muy pícaro mira atentamente para ver si en la tele se cambia el canal...

2 comentarios:

  1. Felicitaciones Salvi y Alejandra .!!!! Espero pronto ver jugar a mi gordo así .Además quiero darle un feliz cumple !!!!! Y porsupuesto felices vacaciones. Ah disfrutar con las pequeñas cosas de la vida!!!!. Cariños , Clemi y Lorena.

    ResponderEliminar
  2. Gracias!!!! Felicidades en este nuevo año, y seguramente pronto tendremos muy buenas noticias de ustedes :)

    ResponderEliminar