¿Quién entiende a mi mamá?

Hasta hace un par de días mi mamá era el monstruo de la rutina de ejercicios de ABR, siempre acosándome con la pelota y las almohaditas, mirando el reloj, contando los minutos.
Ahora, si me porto mal y "no me dejo", no le importa, dice que ya falta muy poco para el entrenamiento, y me deja mirar la tele y jugar. A mí me parece que lo que pase es que está re-entretenida con una pantallita, que dice que me compró a mí, pero la verdad es que mucho no me la presta.
¡Es más linda! Tiene unos juegos divertidos, como un gato que me hace burla cuando hablo, un piano que puedo tocar yo solo, y muchos otros con colores para pintar con los dedos, letras, animalitos para armar.
Pero lo que más me gusta es que me dejan tocarla cuando me ponen mis videos favoritos, y me le acerco y me le acerco, me parece que me puedo meter adentro!




Casi, casi puedo comerme a los personajes, ji, ji.


Hasta me porté como todo un caballero cuando mi mamá la puso de manera que la pudiera mirar mientras estaba boca abajo y ella me hacía ejercicios en la espalda, no me quejé ni una vez, y ni siquiera intenté darme vuelta, como hago siempre.

Pero a ella no le importó. Me la sigue quitando para usarla ella, dice que está preparando algo que se llama comunicación aumentativa, o algo parecido. Yo prefiero que la sigamos usando para divertirnos.
Salvi



Comentarios

  1. jajajaja! Salvi, créele a tu mamá: no sabes el mundo que puede abrirse para ti gracias a la comunicación aumentativa. Tú tranquilito y confiando. Y déjala que te haga ABR. Además, debe ser agradable ¿o no?

    Un abrazo!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Pañales ecológicos. Informe 1

Evaluación con Leonid Blyum

ABR en Chile