Turismo accesible

Vacaciones
Parte 3. Accesibilidad




Tuve tiempo de hacer algunas observaciones sobre los lugares que conocimos en vacaciones, y las facilidades para las personas con discapacidad.



Soy consciente de que aún podemos hacer muchas cosas con Salvador que el día de mañana serán muy complicadas o imposibles. Todavía podemos llevarlo en brazos (un ratito corto), o arrastrar su cochecito por la arena o por terrenos difíciles, pero cuando sea mayor y pese más no habrá más alternativa que limitarse a lo que la accesibilidad de los terrenos nos lo permitan. La idea de la accesibilidad en arquitectura y diseño es una tendencia que aunque está en crecimiento debe ser fuertemente apoyada para brindar igualdad de oportunidades de tránsito, esparcimiento, educación y trabajo para todas las personas por igual.



Por esto, remarcar dónde hemos encontrado mayor accesibilidad sirve como ejemplo para quienes tienen en sus manos diseñar espacios públicos o privados, en este caso, turísticos.

Ruinas de San Ignacio, Misiones, Argentina:



La persona con discapacidad y un acompañante no pagan entrada. Todo el trayecto a recorrer se puede hacer con total comodidad, con rampas donde se necesitan, tanto dentro del museo cerrado, como en el predio a cielo abierto. También hay baños adaptados. En la segunda foto se puede ver a Agustín en uno de los puntos donde se puede acceder a grabaciones en distintos idiomas con información relacionada con las misiones jesuíticas en general y San Ignacio en particular, para los no videntes. Un paseo excelente.

Parque Nacional Iguazú. No es lo mismo hacer accesible un edificio en la ciudad que adaptar cada punto de la naturaleza a las necesidades de todos, más aún cuando el paisaje es particularmente accidentado y cuando en esos accidentes radica lo más esplendoroso de su belleza. Más mérito entonces una de las Siete Maravillas Naturales del Mundo que facilita a las personas con discapacidad el disfrute de este espectáculo. Hay estacionamiento reservado para el vehículo en que uno llegue al Parque. Una vez adentro, la persona con discapacidad no paga entrada. En el trencito en que se accede a los diferentes circuitos posibles, el primer asiento de algunos vagones (no estoy segura si eran todos), se rebate para hacer lugar a una silla de ruedas, como se ve en la foto:


Al descender del tren, se pueden elegir los recorridos a hacer. Algunos son complicados, ya que en hay puntos donde se camina literalmente por las laderas de piedra, por escalones, pero el más importante, el que lleva a la Garganta del Diablo, que es el salto más imponente, es sólo cuestión de caminar por pasarelas sin ningún inconveniente:






Así, por las pasarelas, se llega justo hasta ahí, al lugar más típico de las Cataratas:






Ahora, claro, si uno de todos modos no se resigna a los circuitos más tradicionales y moderados, y tiene fuerza como para cargar el carrito en los lugares complicados, puede incluso darse un chapuzón con toda la energía de agua del Iguazú. Incluye recorrido en camión, escalones varios y gomón.
 Como ya lo dije, lo podemos hacer todavía porque Salvi es chiquito y disfruta mucho de las aventuras. Es de destacar la amabilidad tanto de la gente del Parque como de los ocasionales compañeros de travesía, siempre dispuestos a colaborar.
Otra cosa para mencionar, es la cartelería dentro del parque, con información sobre la fauna y flora, por ejemplo, con fotos, mapas, e infogramas, y una sección en braile.


Una vez en Brasil, tampoco tuvimos ningún inconveniente. No sé cómo será en las grandes ciudades, ya que nuestras vacaciones estaban planeadas como descanso en la playa, pero no creo que tenga que haber diferencias: en cada lugar hay estacionamiento reservado (y desocupado!) para el vehículo de la persona con discapacidad, hay cajas identificadas en los supermercados para darles prioridad, etc. Me llamó la atención la palabra con que se nombra a las personas con discapacidad: "deficiente", y estuve tratando de averiguar si existe otra, pero aparentemente no.

 A mí me resultó llamativa, ya que siempre tratamos de no discriminar ni siquiera con el lenguaje, pero no conozco tanto de portugués como para hacer una crítica al respecto. Lo importante es que se trate de brindar accesibilidad, más allá de la palabra que se use.  Y eso si se siente, en cada paseo, por ejemplo, donde las personas con discapacidad no pagan. O cuando hicimos el paseo en barco pirata, en la zona de Canasvieiras. Además de la amabilidad en el trato, al ayudarnos a subir el cochecito en cada parada, o cuando el capitán explicó las normas de seguridad y la ubicación de los salvavidas, y mencionó que para la colocación de los mismos tenía prioridad Salvador y luego el resto de los niños a bordo. Y todo esto dicho con tanta simpatía y buena onda, que no te hacen sentir marcado solemnemente, sino que tu hijo es un poquito más especial que otro cualquiera, y que se merece esta distinción.  

En Projeto Tamar, el programa de protección de tortugas marinas, también nos pudimos movilizar con mucha facilidad, porque las piletas donde están las tortugas están unidas por un entarimado que las rodea completamente.


Así Salvador las pudo mirar cómodamente, sin que tuviéramos que moverlo de su cochecito:





Y por casa, cómo andamos? Estos días después que volvimos del viaje, pero que aún no tenía que trabajar, he estado caminando un poco por mi barrio, con el cochecito. El barrio tiene unos 15 años aproximadamente, y cuando se hizo el asfalto en las calles internas, la municipalidad hizo rampas en casi todas las esquinas. Sin embargo, recorrer una cuadra caminando puede ser bastante complicado por las diferencias de niveles entre una vereda y la del vecino. Si bien el terreno presenta estos desniveles, que hacen que una esquina de la manzana esté más alta que la otra, creo que se podría poner un poquito más de cuidado en las transiciones para hacerlo más sencillo, (no tantos escalones, más rampas). Como todo creo que cada uno tiene que poner su granito de arena para hacerle la vida mejor a todos.

Comentarios

  1. Me ha encantado Alejandra, nuestro país todavía está a años luz de estas facilidades que tienen uds, falta mucho por trabajar... pero poco a poco se hace conciencia...Tienen hermosos lugares y que rico que puedan disfrutarlos TODOS los de la familia... :)

    Un abrazooo...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Pañales ecológicos. Informe 1

Evaluación con Leonid Blyum

ABR en Chile