Grupos de padres: grupos de PARES

A raíz de la publicación de Mamá Terapeuta sobre los grupos de papás de niños prematuros, quiero dejar mi comentario sobre como ha sido nuestra experiencia.

En el caso de nuestro país, en cuanto a haber una estructura diseñada por la institución (clínica/hospital), la situación es la misma. A nadie se le ocurre pensar en la salud mental de los papás que se están enfrentando con un momento durísimo, con poquísima información. Es lógico que se priorice el cuidado extremo de los niños, pero no es tan difícil de ver que la entereza de unos papás que sepan un poco mejor dónde están parados, puede ayudar mucho para transmitirle fuerza a ése bebé luchando por vivir. Psicológicamente uno siente que el barco donde iba navegando naufraga en medio de una tormenta, un grupo de gente se sube al barco, da mil órdenes a la vez, todos corren, todos hacen algo, todos gritan y uno, que era el capitán del barco, no recibe ni un remo, ni una explicación, ni un salvavidas.

Al habernos tocado pasar tanto tiempo con nuestro bebé en neo (122 días), con visitas cada 3 horas, de una hora de duración cada una, naturalmente nos fuimos haciendo amigos de las otras caras que estaban rondando por allí, con nuestra misma desolación, por los pasillos del hospital. Y así se fue dando una relación de hermandad, más que de amistad. En esos ratos eternos de espera, con el estómago hecho un nudo, uno comparte saberes e ignorancias, esperanzas, oraciones y llantos. Recibe los abrazos más apretados, intercambia estampitas y amuletos. Y hasta hay ocasiones para la risa.

Con algunos de esos amigos/hermanos hoy nos seguimos viendo, disfrutando de ver a nuestros niños, de compartir sus avances o de preocuparnos cuando se nos enferman. De ese grupo de padres, hoy Ariel y Andrea son unos de los padrinos de Salvi, los del bautismo de emergencia, celebrado en la neo. Sólo alguien que sabe lo que uno está pasando puede realmente compartir con el corazón lo que uno siente. Por más bien intencionados que sean el resto de los amigos, por mucho que nuestras familias nos quieran, no pueden llegar a imaginar lo que vive un papá o una mamá en esos días.

Para informaciones de tipo más científico, también encontramos en esos días apoyo en la página de la Asociación de Padres de Niños Prematuros. (Lamentablemente no está disponible la página por el momento, espero que se solucione). A veces los médicos están acostumbrados a no explicar mucho, tienen distintas formas de comunicarse con los pacientes, o sus papás, como en éste caso. Al tener algo de base sobre lo que se podía esperar, uno puede ser mejor interlocutor para que sean algo más claros sobre los diagnósticos y tratamientos a seguir. Uno puede preguntar mejor si está más informado.

Creo que lo importante en todo caso es saber en todo momento que uno no está sólo, que otros pueden estar pasando por lo mismo o haberlo ya vivido. Posiblemente no conozcamos a nadie en nuestra familia con exactamente la misma situación, pero buscando grupos de apoyo encontraremos con quien compartir la experiencia y dividir las cargas. Es tan importante que alguien nos de un empujoncito cuando estamos a punto de rendirnos, que nos acerque la información que necesitamos, que nos cuente dónde compró la silla que tanto buscamos. Alguien con quien compartir recetas de comida, ideas de juegos, direcciones y teléfonos.

Si no encontramos un grupo en nuestra ciudad, pues será en el ciber espacio!!!
Qué sería de nosotros sin las valientes mamás/bloggers que día a día roban instantes al sueño, al trabajo o a la cocina, para navegar buscando lo que ayude a sus hijos o a los de los demás?

Comentarios

  1. Muy bien dicho¡¡¡¡¡ que bien se expresan tu y mamaterapeuta, a ver si algun dia le atino. Pues eso, que comentas todo al calco de lo que he vivido, y me alegra compartir desde aqui estos bits de simpatia. Un besote a Salvi.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Claudia, muy amable de tu parte. Y tus comentarios y tu aporte siempre son bienvenidos. De eso se trata, de compartir la lucha, que así se hace más liviana.

    ResponderEliminar
  3. Primero gracias por lo que me toca, no?

    Me alegra mucho que hayas tenido compañeros de neo con quienes pudiste compartir. Nosotros tuvimos solo un par de padres, pero eran padres de mellizos que solo esperaban subir de peso. Por lo que la vida en común llegó hasta ahí, eran historias distintas.

    Y me encantó la metáfora del naufragio!!! Que bien lo describe todo!!!! Me sumo, escribes muy bien :D

    Ah... y lo más importante: SI! El apoyo a los padres me parece fundamental! Por el lado humano más que 'técnico'. Creo que los otros papás ahí tenemos un rol fundamental, es cosa de ver cuánto nos hemos ayudado nosotros solo por medio de blogs! Imagínense si pudiéramos poner el hombro o apachurrarnos cuando se necesita.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Pañales ecológicos. Informe 1

Evaluación con Leonid Blyum

ABR en Chile