8/12/08

Preparativos de Navidad



Voy a empezar por lo negativo: voy muy mal con las tarjetas para enseñar a leer de Doman!!! Muy, muy lento. Me ha costado encontrar un lugar en el día para dedicarme a éso, por lo que estoy lejos de empezar a practicar. Quiero tener una buena cantidad, como aconseja el autor.



En mi descargo: hicimos muchas otras cosas lindas, aprovechando el fin de semana largo:







Las cerezas: quedaron hermosas!!!...y espero que ricas también. Nunca las había hecho y es muy, muy fácil, además están baratísimas. Ya tenemos una pequena provisión para cuando no haya frescas.











Agus se encargó éste año de armar el pino de Navidad y el Pesebre. El pino se ve bastante caótico, está todo adornado de un solo lado, y en el otro, nada. Y en el Pesebre, para mi gusto, falta espacio entre las figuras, pero a él le gustó así: todos apretaditos. Después de todo en el pesbre de Belén real no debe haber habido tanto lugar así que es más realista. La cara de Salvi demuestra cómo se siente en brazos de su hermano. (Y yo temblaba al sacar la foto, por miedo a que lo soltara en cualquier momento).
Salvi estuvo jugando en la casa de los abuelos sentado en el piso, poniendo y sacando cosas de una caja, y haciendo un uso muy bueno de su mano izquierda. Yo estaba sentada en el sillón, de modo que él quedara entre mis piernas, y así lo contenía cuando se inclinaba mucho, pero la mayoría del tiempo se apoyaba en la mano izquierda y jugaba con la derecha. Lamentablemente no tenía la cámara.
video
Sí pude filmarlo comiendo las meriendas. Es gracioso que cuando algo le gusta abre la boca al presentir que se acerca la cuchara, sin mirarla. Y cuando se sonríe es porque se dio cuenta que lo estaba filmando, intentó manotear la cámara y, como vio que no la alcanzaba, el gesto se quedó en una especie de saludo. La papilla era: un durazno, una ciruela, dos frutillas, nestum de ciruela y avena, azúcar y semillas de girasol y nueces. La verdad es que lo licué bastante por las fibras que tienen éstas frutas y me da miedo que se ahogue, pero realmente está comiendo cada vez mejor. En las comidas normales, los trocitos son cada vez más grandes, siempre mezclados en el puré o la sopa. Los fideítos siempre son un éxito, con cualquier salsa. El sábado hicimos unos con salsita de atún y le encantaron, y eso que el pescado no le gusta! Creo que lo que le falta con la comida es un cambio de actitud, algo de interés para morder o llevársela a la boca por sus medios, como intenta hacer con la bebida.

2 comentarios:

  1. Ese arbolito quedó precioso!!!!!!
    Y Salvi... tiene buen gusto, lo que le preparaste parece de buen sabor! Ya irá incorporando nuevas texturas y descubrirá que algunas cosas son muyyyyy sabrosas!!!!
    Todo llega!
    Besos
    Fabi

    ResponderEliminar
  2. Qué tranquilo que come!!!! Me encantó la foto de los dos hermanos, jijiji... la carita de Salvi!!!

    Te felicito y aplaudo por incentivar la participación de tus hijos con plena libertad crativa!!!!! Son pocas las mamás así, de seguro con todo el desequilibrio estético y todo es el árbol más lindo :)

    ResponderEliminar