Camino al fin de semana

Como se vienen días cargaditos de actividades, como siempre a fin de año, hago un breve repaso de algunas cositas de los últimos días:
El martes me reuní con la psicopedagoga de la escuela de Agus. Como ya había comentado antes su maestra estaba preocupada por algunos cambios en su actitud, que le llamaban la atención, pensando que quizá podría estar baja su autoestima. Lo estuvimos observando en casa, hablando más que de costumbre con él, y por su parte la psicopedagoga hizo lo mismo. La conclusión a que arribamos, ella y nosotros, no es preocupante, pero sí para estar atentos el año que viene cuando comience primer grado. La psico no lo encuentra angustiado por celos, ni por su hermano y sus particularidades, para los chicos es mucho más sencillo aceptar las diferencias. Tampoco encontró baja su autoestima, lo que sí ve, es un desfasaje entre su nivel intelectual y su edad, lo cual puede generarle angustias, ya que hay situaciones que maneja demasiado bien y otras que se le escapan de las manos, por eso los berrinches, los caprichos, todo lo que pueda usar para llamar la atención. Lo bueno es que la escuela está preparada para estos niños, que en lo cognitivo van un poquito por delante del general del grupo, ya han tenido experiencias de este tipo, y pueden adaptarse para brindarle algunas actividades como para que no pierda la motivación y tenga una mala vivencia del primer ciclo escolar. Es de agradecer la atención de la maestra en detectar la situación a esta altura del año y poner en aviso al equipo pedagógico de la escuela. Me deja más tranquila respecto de la elección.
Por otro lado ayer tuvimos control pediátrico trimestral de Salvi, y estuvo MUY bien. Su estado de salud es perfecto, subió de peso, (550 gramos), creció, en fin, todo correcto. Lo mejor de todo es que su pediatra lo encontró muy cambiado. Si me preguntan a mí, si lo veo muy distinto, diría que no, sé que está muy bien, siempre progresando pero no puedo notar un graaan cambio en éste último tiempo. Pero que la mirada de otro, que hace tres meses que no lo ve, y que además lo conoce muy bien, y sabe qué cosas mirar, puede notar mucha más fuerza en su tronco (tiene un volumen maravilloso), una actitud más sociable, curiosa, e inquieta, mayor uso de las manos. El hecho de que ya van dos o tres veces que lo puede pesar sentado él solito en la balanza, ya marca un hito.
Eso, en cuanto a los niños, respecto a los mayores de esta casa, estamos muy cansados!!!!! Hay muchísimo trabajo, falta mucho para fin de año??????

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pañales ecológicos. Informe 1

Evaluación con Leonid Blyum

ABR en Chile