De todo un poco

No ha habido mucho tiempo para escribir, estamos tan ocupados en la semana. Hace tan poco que terminaron las vacaciones, y sin embargo, parecen siglos que estamos de vuelta trabajando. La rutina de ABR no termina de establecerse por completo. Lo que más me molesta es cuando no alcanzo a hacer una buena parte en la siesta (porque se despierta y no me deja, o porque yo me duermo) y me queda tarea para la tarde o la noche. Es como dejar todo para último momento, y ahí no hay chances si algo complica la situación.
Anoche, por ejemplo, no se podía dormir, y ya eran las doce de la noche. Mis nervios y mi cansancio van aumentando, cuando de repente se ahoga y vomita. Adiós planes de terminar con los ejercicios que faltaban (más de una hora). Lo único que cabía hacer era lavarlo (y lavarnos) y dormirse.
En fin, ya vendrán tiempos mejores...
Esta semana tuvimos control con el neurólogo (que no salga de aquí, pero nosotros lo llamamos el neuroloco)...
La consulta tuvo algunas cosas positivas. En el último control le había hablado de ABR, y casi ni me había escuchado. Ésta vez estuvo algo más receptivo, no digo que le encantara la idea, pero no la descartó de lleno. Hay algunas cosas que para él no cuadran mucho, lo cual es lógico viniendo de alguien con el tipo de formación que tiene, pero le parece también muy lógico que nosotros estemos interesados y lo intentemos. Hasta se ofreció para hacer de una especie de controlador externo de los resultados que él pueda observar.
Por otro lado se nos viene el impostergable electroencefalograma. He estado pensando POR QUÉ es que odio tanto hacérselo. No lo sé. Le han hecho tantas cosas, y ninguna me molesta tanto como los estudios de la cabeza. Detesto que lo duerman. Detesto que busquen que se yo qué. Tampoco es que tema al resultado. Me he cansado de escuchar que este tipo de estudios no son determinantes de nada. Hasta las resonancias no dicen todo sobre el estado o la posible evolución de alguien. Un neurólogo muy reconocido, que vimos en Buenos Aires en el año 2007, nos dijo que si él veía la resonancia cerebral de Salvi, sin conocerlo a él, hubiera creído que era un niño en una condición mucho peor a la real. Otros me han comentado de resonancias impecables, pertenecientes a personas que están muy mal.
La pregunta entonces es para qué /·!·%$&/(¿"_;:¨^ se las tenemos que hacer?
Otro tema: no sé si estaré loca o nuy ansiosa por ver resultados, pero estoy empezando a ver cambios en el cuello de Salvi. Es algo muy sutil, pero muy fácil de comprobar para mí, en el momento de hacer los ejercicios. Hay dos de ellos que trabajan la zona del cuello, y en los dos noto que mis manos y las toallas CABEN mejor, como si hubiera más espacio. No digo que el cuello se haya alargado, pero posiblemente esté más relajado y eso lo hace sentir distinto.
(Es genial!)
Hay otros temas más esta semana, pequeños cambios en casa, muebles que van de aquí para allá, tratando de hacer todo más funcional a nuestras actividades, cosas de Agus, etc. Lo dejo para otra entrada.

Comentarios

  1. Ay Alejandra cuantas cosas: Mira bajo mi punto de vista creo que ya iras tomando tu y Salvi el ritmo poco a poco, pero por propia experiecia te digo que el sentir frustración y ya enfado solo empeora la situación, también el niño la nota y entonces entras en un circulo vicioso donde terminaran haciéndole "rechazo" ambos a llegar la hora de ABR. Creo ayudate con otros papis que te den ideas de relajar al niño, no se. Mira yo le dosifico los dibujos a la niña: Es decir, en todo el dia le doy otra actividad, quiera ver dibujos o no, no la dejo mirarlo, asi cuando llega la hora de ABR, le pongo el video que acordemos, o que se a ella le entusiasma y la tengo estasiada una hora y media o lo que dure. Primero sin hacer ABR la intento dormir en la postura que ya la voy a trabajar, aunque "pierda en esto" 10 o 15 minutos, luego empiezo con ella dormida y todo apagado de ruidos, solo la tele con musica muy bajita. Cuando pasa el tiempo que durema y de pronto se despeierta (ants mas que ahora, ya se adaptó a la postura), pués ahí es donde entro con los dibujos el tiempo que falta por hacerselo. si falta una hora le digo: Ahora que despertaste es la hora que puedes ver los dibujos, SE lo pongo y queda otro tanto tranquilita. De noche lo mismo, media hora de dibujo antes de acostarse, pero eso si, si para tenerla tranquila le pongo dibujos a cualquier hora, pues pierde el interés cuando lo necesito yo.
    Bueno es largo pero espero haberte ayudado algo y que te pueda encajar a ti.
    Con relación a la resonancia, ya hace tiempo me dijeron a mi que una cosa es la imagen y otra la clínica (la afectación), con lo cual ya desde entonces yo decía y para que c.... se lo hacen entonces. Con lo cual, decidí que A TRABAJAR, y nada de mas vueltas. Ahora con los electro encefalogramas no se!.
    un besito,,,y calma!

    ResponderEliminar
  2. Todo necesita una organizaciòn Ale! Ya vas a encontrar el punto justo para poder estar màs tranquila y hacer las cosas bien.
    No te desesperes. Necesitàs paciencia, tranquilidad y mucha energìa! Todo irà bien!

    ResponderEliminar
  3. Ji, comprendo tu rabia cuando dejas un ejercicio para la noche y al final no se puede... Yo me aburrí! Por eso trato de no dejar más de media hora para la noche. Pero no te sobreexijas tanto, ya vas a ver que ese cuello va a seguir creciendo y en 6 meses mirarás fotos de ahora y no lo podrás creer!

    Y de los exámenes... ni hablar!

    ResponderEliminar
  4. Hola Ale, bueno lo de los examanes ni hablar a nosotros ahora en marzo, otra vez nos toca Electro, yo tambien los detesto.
    En cuento a los ejercicios de ABR muy bien, felicitaciones y a no desesperar todas las horitas suman, ánimo.

    Cariños.
    Irene

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Pañales ecológicos. Informe 1

Evaluación con Leonid Blyum

ABR en Chile