9/2/09

Sobre ruedas

Todavía no habíamos tomado la decisión sobre los domingos. Si hacer todas las horas de ABR de siempre, menos, o nada. Lo ideal sería que hiciéramos las 3 horas de todos los días. Cualquiera se da cuenta que cuantas más horas sumemos, mayores y más rápidos serán los beneficios. Pero también hay que ser conscientes que los fines de semana, lejos de ser un absoluto descanso, muchas veces tienen más actividades que un simple martes.
Teóricamente, aunque signifique mucho trabajo y esfuerzo, ABR llegó a nuestras vidas para ayudarnos, no para torturarnos mentalmente con culpas por lo que no se puede hacer.
El primer fin de semana (el anterior a éste que terminó ayer), recién estábamos adaptándonos a los ejercicios y la vuelta a casa; pero hicimos 3 horas cada día.
Éste que pasó, arrancamos bien: el sábado antes de las 5 de la tarde habíamos completado todos los ejercicios, en tiempo y forma.
Y el domingo el caos. En la mañana, casi no hicimos nada. Realmente es una tortura intentar algo con éste enano despierto. No se queda quieto un segundo. Quiere tocar los juguetes, agarrarlos, tirarlos lejos, cuando no los alcanza más, se desespera. Quiere saltar si ve los dibujitos en la tele, se saca las toallas, me quiere meter la mano en la boca, en fin, un desastre. Así no se puede controlar ni su postura, ni la mía, ni la presión, nada. Hice media hora, descontando todas las interrupciones.
En la siesta, otra odisea. No se dormía profundo, así que cuando empezaba a intentar algo, abría muy grandes los ojos, y se trataba de acomodar como a él le gusta dormir, y no como yo quería. Después de varios intentos tuve que renunciar para que pudiera descansar.
Pero tuve mi revancha. A la tarde teníamos el cumpleaños de unos amigos que viven a 50 km. Así que me senté en el asiento de atrás, al lado de su butaca y entre la ida y la vuelta, mamita le hizo una hora de ejercicio de tórax. Fue maravilloso, la postura es perfecta, y en el auto se mueve muchísimo menos. Va entretenido mirando por la ventanilla, o casi durmiéndose, y entonces no molesta.
Agendar: dar un paseo todos los días, de al menos una hora! Puede ser un chiste, pero también una opción para fines de semanas agitados.
Hoy ya fue diferente, llevamos casi dos ejercicios completos, y seguimos contando.
(Cuando los termine lo pongo en el contador de horas)

3 comentarios:

  1. Me encantó este post!!! Me parece FANTASTICO que ABR se esté adaptando a su vida normal ,creo que es lo ideal!!!!!! Mamás más antiguas en ABR lo hacen en la piscina, en la playa... Donde sea! Aunque parezca al reves, creo que así somos menos 'esclavos', no?

    Además veo que van muy bien con las horas, más felicitaciones!

    ResponderEliminar
  2. paraayudaratomas.blogspot.com10 de febrero de 2009, 7:21

    Hacerlo funcional es lo mejor!!! Para todos!!!! Cada vez irà avanzando màs y màs!!!

    ResponderEliminar
  3. GENIAL LA IDEA,DE VERDAD TOCA INGENIARSELAS PARA HACER LOS EJERCICIOS, ESPERO SE HAYAN DIVERTIDO MUCHO EN EL CUMPLEAÑOS SALUDOS SANDRA

    ResponderEliminar