La historia de Rocío

Creo que muchos saben cómo nos enteramos de ABR, y cómo comenzamos esta terapia. Para los que no, les cuento.
Hace unos dos años, cuando comenzábamos a entender cómo estaba Salvi, y las perspectivas que teníamos por delante con respecto a estimulación y rehabilitación, y siempre interesados por conocer cuánto podía hacerse, dimos con el blog de una mamá chilena que contaba su realidad, su vida diaria en la rehabilitación de su hija, una preciosa Rocío, también nacida prematura, también con diagnóstico de leucomalacia periventricular, el mismo de Salvi.
Lo leíamos esporádicamente, en silencio (quiero decir sin contactarnos con ella), enterándonos de todo lo que hacía y vivía, todo muy parecido a lo que íbamos haciendo nosotros, con pequeñas diferencias por la edad de nuestros chicos, y porque en Chile hay algunas cosas un poco más avanzadas que aquí respecto a rehabilitación tradicional.
Por alguna causa durante unos meses no pudimos entrar a su blog, no tuvimos internet en casa por un tiempo, etc. etc.
Una tarde milagrosa de octubre del año pasado, digo milagrosa porque parece que los planetas se habían alineado para que yo tuviera la compu para mí sola, sin que nadie interrumpiera, y me acordé de ese blog.
Cuando empecé a leerlo, no podía creerlo. No podía creer ni lo que ésa mamá, Sonia, contaba, ni las fotos y videos que veía de Rocío. De más está decir que se me caían las lágrimas viendo los tremendos cambios experimentados en tan poco tiempo, en ésa niña a quien sentía que conocía como si fuera la hija de cualquiera de mis amigas. No pude parar de leer, la cabeza me daba mil vueltas. (Pensaba: pero qué está haciendo ésta mamá?, pero qué significa ABR?, Qué son esas toallas? Qué es esto????) Si quieren no lo crean, pero al escribir esto se me vuelve a poner la piel de gallina. Un cambio fundamental estaba por ocurrir en nuestras vidas. Me puse de inmediato en contacto con Sonia, aunque no sabía ni cómo hacer comentarios en los blogs. Ella me contestó en minutos y nos escribimos frenéticamente esa tarde, yo con mil preguntas, ella súper entusiasmada de poder transmitirme su esperanza.
Cuando esa noche llegó mi marido no podía parar de explicarle, de contarle todo, me salía todo junto, todo de golpe: Te acordás la mamá terapeuta?, no sabés, dejaron la terapia tradicional, están haciendo algo nuevo, no podés creer cómo está la nena!!!
Lo demás ya lo saben, averiguamos todo lo que pudimos, lo pensamos, lo hicimos y aquí estamos, felices.
Hoy se publicó en la revista Paula, de Chile, una entrevista a los papás de Rocío, contando su historia. Pueden leer el reportaje haciendo click aquí. Nos sentimos tan identificados con ellos, las historias son muy parecidas.
Es muy importante para todos nosotros difundir todo lo posible la terapia y sus resultados, para que cada vez esté al alcance de más gente, para que pueda beneficiar a más niños. Quizá así llegue algún día a conocimiento masivo, y a reconocimiento oficial por parte de organismos públicos y obras sociales.

Comentarios

  1. Ale, no sabes cuanto me has emocionado!!!!!!!!! Es como leer la historia de cuando yo descubri ABR en el blog de otra mamá y luego tuve que tratar de explicárselo a mi marido, toda hiperventilada! jajaja La única diferencia es esa conversación frenética entre nosotras que se repitió varias veces y que nació una linda amistad.

    Feliz de haberlos conocido y más feliz aun de ver que Salvi está cada día mejor!!!!

    Gracias por ayudarnos a difundir el reportaje!

    ResponderEliminar
  2. Nosotros también estamos felices de haberlos conocido.
    La idea de acercarles el reportaje a nuestros amigos y la gente que lee mi blog, es que a través de tus palabras pueden hacerse la idea de lo que nosotros vivimos y hacemos día a día. Son tan parecidos los casos...
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Pañales ecológicos. Informe 1

Evaluación con Leonid Blyum

ABR en Chile