1/11/08

EL PRESENTE

Hoy, acercándonos a los 3 años, Salvi no hace casi nada solito. Sus avances son sostenidos y muy significativos, sin embargo necesita mucha ayuda para todo.
Además de verse afectado en su desarrollo motriz, su sensibilidad es diferente de la nuestra. A veces puede ser hipersensitivo, en otras parece hipo. Esto se ve reflejado en su reacción frente a las texturas de todo lo que se pueda tocar, o saborear. No le agradan las texturas como peluches, goma, o cosas blandas o babosas. Prefiere jugar con juguetes de plástico duro a otros como masa de modelar. Imagínense que los niños van descubriendo el mundo a través de la experimentación de las texturas, tocando y llevándose a la boca todo lo que les interesa. Bueno ahora imaginen que muchas de las cosas que tocan les producen una sensación desagradable. Es todo un tema con la comida. No hay nada comestible que él se lleve a la boca, con lo cual estamos obligados a alimentarlo nosotros, cucharada a cucharada. Ésto se va trabajando a través de la estimulación de manos y brazos, y de toda la zona de la boca, por dentro y por fuera, con toda una serie de accesorios, algunos de los cuales le gustan, otros no. Por lo menos hemos logrado que, al aumentar también su conexión con el medio y su interés por lo que está pasando a su alrededor, ha comenzado a juguetear con las comidas blandas como fideítos, pastas, sopas espesas, etc. Eso sí, tiene una tremenda cara de asco mientras manosea éstas cosas, siempre intentando tomar, por ejemplo, unos fideos y tirarlos al piso. Lo que también hace es meter la mano en el vaso y chupársela después, sobre todo si la bebida le gusta (Benditas gaseosas!).
Con respecto a sentarse, se puede mantener cada vez mejor en su silla de comer (las comunes para bebés, con sostén entre las piernas), o en un andarín (o zapatilla) de los que tienen una protección alrededor del cuerpo. Sentado solito en el piso se puede mantener unos segundos, con apoyo de una mano, siempre y cuando no se interese por algo y se estire a alcanzarlo, ya que se desequilibra y se cae para los lados.
Parado, sostenido por debajo de las axilas, da pasitos, cruzando un poco los pies. Todavía sus piernas no tienen la forzaleza para soportar el peso del cuerpo. En ésta posición también hace flexiones de las rodillas, cuando está entusiasmado con algo, como la tele.
Hablando de ésto, la tele le encanta, no sólo los dibujos. También le gustan las carreras de autos y los partidos de fútbol. (?)
En cuanto a la comunicación, ya les dije, mucho no habla, aunque es muy expresivo, siempre sabemos qué le pasa. Eso sí cuando llora, dice: MAAAM!!!!!! (Ésa soy yo)
Les puse un videíto de Salvi jugando sentado en el sillón.


video

4 comentarios:

  1. Parece que algo tiene con la ficha amarilla la saca y la mete mas veces que las otras jajajaja, se ve muy bien y muy entretenido con el juego. Hace cuanto lo hace? voy a comprarle uno de esos a Mari el tamaño esta muy bien para ellos.
    Un beso para ese campeon.

    ResponderEliminar
  2. Claudia: el juguete se lo regalamos para el día del niño, en agosto, porque lo vimos interesado en meter y sacar cosas. Además el tamaño y la forma hacen que esté sentado con las piernas separadas, lo cual le hace muy bien (para que no se le crucen). También lo obliga a usar la mano izquierda, aunque sea para que no se le mueva el tarro. Se llama Galletitas Sorpresa y es de Fisher Price.

    ResponderEliminar
  3. Me encanta como juega con sus juguetes..!! A mi niña también le llaman más la atención los juguetes amarillos, y ese color fue el que aprendió a decir primero: "amayiyo"...:)

    Muy bien por Salvi, ese juego es bueno para estimular sus manos ..

    Saludos....

    ResponderEliminar
  4. Gracias por el dato. Mari tambien tiene mas problemas con el lado izquierdo. Vamos a ver si lo consigo y si Mari se anima a meter y sacar cosillas

    ResponderEliminar