7/11/08

Otras opiniones

Al momento de decidirnos a intentar ABR, supe que podíamos tener opiniones en contra y me preparé mentalmente para eso. Por suerte cuando hago las cosas, casi siempre lo hago con un convecimiento que viene de haber estudiado bien el tema antes de tomar la decisión, así que no hay mucho para negociar cuando me decido por algo.
Sabía que hoy podía tener una de estas opiniones, ya que teníamos control con el neurólogo. Y así fue. Sólo que hubiera esperado que me dijera por qué no le convencía. Algo un poco más como: "ya he escuchado de ésto y no me parece positivo por tal cosa", o "el trabajo sobre éstos músculos genera tal o cual problema". Pero no, fue más bien: "no lo conozco y no me interesa conocerlo".
La verdad, a mí tampoco me interesa que él lo conozca. Me interesa que lo conozcamos nosotros, en primer lugar. Y si nuestra experiencia resulta buena, me interesa que lo conozcan todos los padres de niños a quienes ABR pueda servirles de pequeña o gran ayuda.
Claro que también, en un rinconcito del corazón, quiero que llegue el día en que todos los que miran con recelo deban aceptar que algo que no es lo que ellos conocen y trabajan puede ser tan bueno como aquello con lo que han hecho todas sus carreras.
He dicho.

1 comentario:

  1. Me alegra que tengas esa actitud porque vienen muchos más! En cuanto comiencen ABR ya tendrás plena seguridad de tu elección y ... pues que digan lo que quieran! Los médicos siempre van muy atrasados en estas cosas y nuestros hijos simplemente no pueden esperar sus procesosl.

    ResponderEliminar