FIN DE SEMANA















Qué fin de semana! Pueden pasar meses sin muchas actividades y de repente, en un mismo fin de semana, casamiento y cumpleaños.





Empezamos el sábado temprano con el casamiento de Juanjo y Belén. Para los que no son tan cercanos, Juanjo es nuestro primo y Belén (además de ahora nueva prima) la maestra de jardín de Agustín el año pasado.





No hay palabras para describir lo hermoso de la ceremonia y la fiesta. Probablemente todos saben lo que una gran fiesta puede ser, creo que la diferencia fundamental son los sentimientos. Cuando ha habido tantas ganas, tanto entusiasmo y alegría en pensar hasta el mínimo detalle, nada puede salir mal. ¡Estos novios contagian su amor, dan ganas de casarse de nuevo!!!





Escuché que muchos les deseaban que su amor no cambie. Personalmente, creo que el amor puede cambiar, crecer, madurar, nutrirse y dar cada día nuevos frutos así que yo les deseo que su amor siga creciendo (aunque crean que es imposible).





Agustín participó llevando los anillos con otro de los sobrinos. Y al final de la ceremonia en la iglesia vino lo que habíamos preparado con las mamás de los compañeritos del Jardín: un coro infantil cantando "Bendita la luz" de sorpresa para los novios. No sé que tan afinados pueden haber sonado, tienen alrededor de 5 años, pero que fue emotivo, seguro!





Y después, la fiesta. Mis chicos, por suerte, no se portaron tan mal. Salvi se durmió durante la cena, y después no comió mucho. Ansío que llegue el día en que no tenga que llevarle comida aparte a éste tipo de eventos. No salimos mucho, pero la vez que tenemos alguna invitación para algo, en lo primero que pienso es en qué le llevo para comer. Sí se dio el gusto de tomar toda la gaseosa que pudo.






El domingo, el cumple de Jemina, nuestra ahijada, un bomboncito de 2 años. Una oportunidad para vernos con amigos muy queridos y compartir momentos felices. Son amigos de nuestra época brava de la neo, pasando cada uno por la experiencia más dura de su vida, así que encontrarnos hoy para pasar un buen rato disfrutando a nuestros niños, nos hace muy bien a todos. Claro que el cansancio y la salida de la rutina ya dejaron huella en nuestro flaco. Estaba tan molesto que al final cuando volvimos a casa tampoco se pudo dormir. Nos llevó algunas horas que volviera a estar tranquilo, anoche lo acostamos temprano y durmió 10 horas seguidas.




Hoy, vuelta a la rutina. Los lunes son los días que tenemos más terapias: fono, kine y terapia ocupacional. Veremos como se porta!!!




Las fotos no están en orden, la primera es de los novios escuchando el corito. La siguiente en el cumple, Salvi sentado en unos puff. Las otras de mi otra estrella, en el casamiento.





Comentarios

  1. Un fin de semana muy movido... :) pero me imagino que contentos y es bueno salir de vez en cuando de la rutina...

    Saludos,

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Pañales ecológicos. Informe 1

Evaluación con Leonid Blyum

ABR en Chile